Síguenos

¿Qué estás buscando?

Columnistas

Analista

CAMBIOS ESTRUCTURALES

 

Imagine a una persona con hipertensión. Es lógico que para seguir con vida, deba tomar medicamentos de manera sistemática. Si se le retira de buenas a primeras dicho medicamento, esta persona muy seguramente tendrá complicaciones o morirá. Así de simple. Puede usted adecuadamente aseverar, que el tratamiento para la hipertensión no se basa únicamente en tomar una pastilla. Debe estar acompañado de ejercicio, dieta, control del estrés y cambio de mentalidad ante los problemas. Sí, sin duda. Pero los segundo no se logra de inmediato, lleva tiempo. La pastilla te la tomas y listo. Pues uno de los “cambios estructurales” en materia laboral y fiscal del Gobierno Federal, es la desaparición del outsourcing. Efectivamente se abusó de esta figura de subcontratación de personal para todo tipo de organización, haciendo bajo su sombra, fortunas que debieron ir a parar a las arcas de la nación. Pero como todo en la vida, hay excepciones, no todo el que presta este servicio es un criminal. Existen compañías que, de manera muy seria y profesional, ayudan a que el pago de nómina de las empresas de todo tamaño, sea más fácil y efectivo. Los empresarios han planteado que los cambios se realicen paulatinamente. Originalmente pidieron al gobierno federal un año, después se reviró con una oferta de seis meses y al final el acuerdo está entrampado. Desaparecerlo de un día a otro será como quitarle la pastilla al hipertenso. Otro de los “cambios estructurales” o en este caso, de las “adecuaciones” estructurales, será la del sistema nacional de salud ante la logística necesaria para la aplicación de la vacuna contra el COVID-19. Pero eso no deja de lado el tratamiento a pacientes con cáncer, diabetes, hipertensión, problemas cardíacos y males renales, por mencionar sólo algunos de los que más afectan a la población mexicana. El desabasto real de medicamentos para niños con cáncer, le estalló al gobierno federal, quien se “defendió” como es habitual, con las teorías del complot. Así que prepárense, se viene un año aún más difícil que 2020.

Te puede interesar

Advertisement