web analytics
Síguenos

¿Qué estás buscando?

Columnistas

Analista

HUÉRFANOS DE SAPIENCIA

 

Por todos es sabido que la administración pública, en sus tres niveles de gobierno, adolece de profesionalización y oportunidades de desarrollo. Nunca se ha logrado establecer algo cercano a un verdadero servicio profesional de carrera. Para implementarlo, más que promulgar una ley, deben considerarse rubros como el sentido de pertenencia, esquemas de desarrollo, continuidad y retiro de servidores públicos. Y esto requiere dinero, mucho dinero. Adicionalmente, es imprescindible que exista orden y documentación de procesos y procedimientos; de tal forma que cada servidor público tenga claro y por escrito lo que debe de hacer como parte de su responsabilidad, los indicadores bajo los cuales será evaluado y las metas que debe cumplir. Sobra decir que esto no existe aún, ni en las áreas que más avanzado tienen este proceso, como son la Secretaría de Relaciones Exteriores, el Banco de México y la Secretaría de Hacienda. De ser así, no reinventaríamos cada tres y seis años nuestros gobiernos, ni daríamos entrada a verdaderos improvisados, que no tienen la menor idea de lo que se hace en los puestos para los que son nombrados. Sería un sueño contar con un Servicio Profesional de Carrera, donde los mejores hombres y mujeres, ocupen los espacios en las administraciones públicas de los tres niveles de gobierno. Estamos ya dentro del proceso electoral 2021 y con ello, muchos de los funcionarios públicos que ya “medio le sabían” a la chamba, renunciarán para buscar algún cargo de elección popular. Y con ellos se va “su gente”, que también ya “más o menos” le sabía a la cosa. Llegarán los “nuevos” y el ciclo se repite perpetuamente, con cargo al erario, con daño al patrimonio de la nación y con la improvisación como regla; así como con la falta de motivación para la gente en realidad “fregona”, que podría y debería, entrar al servicio público. No se trata de entrar a “una chambita” gubernamental durante unos años, aprovechando el poder y la posición, para “hacer una lanita extra”. Se trata de que México cuente con verdaderos profesionales en los cargos públicos, comenzando por las cabezas. Porque como dice el presidente, Andrés Manuel López Obrador, las escaleras se barren “de arriba para abajo”.

Te puede interesar

Advertisement