Conecta con nosotros

Astillero

AMLO, avances y acechanzas

Avatar

Publicada

en

7230 Visitas

 

  • Creciente poder político ● Exigencia de resultados ● Clave, esperanza social

A tres años de haber llegado a la Presidencia de la República, Andrés Manuel López Obrador (AMLO) estará de nuevo ante una capitalina Plaza de la Constitución que seguramente estará rebosante de apoyo popular. Zócalos llenos tuvo en diversas estaciones del largo trayecto que en 2018 arribó a Palacio Nacional a pesar de presiones, trampas e insuficiencia de recursos económicos.

Ahora, su partido es posesionario del más amplio capital político, electoral e institucional de la historia posrevolucionaria: la Presidencia de la República, la mayoría en el congreso federal, una aplastante cosecha de gubernaturas, congresos estatales, presidencias de los municipios más importantes y expansión con asientos aprobados por el legislativo en la conformación de la Suprema Corte de Justicia de la Nación y en entidades autónomas como el Instituto Nacional Electoral, con el que sostiene una cerrada batalla en busca de reformarlo.

AMLO ha consolidado, además, un singular dominio de la agenda pública mediante la insólita realización de conferencias matutinas de prensa de lunes a viernes y el sostenimiento de su discurso los fines de semana en giras por estados de la República. Pocas veces ha perdido la vanguardia en la fijación de temas y enfoques de interés público y, cuando ha sucedido, lo ha retomado con rapidez.

No ha podido doblegar a poderes que se mantienen acechantes, como los grandes capitales nocivos, que juegan a la convivencia forzada en espera de que en 2024 puedan volver a sus anteriores estamentos de privilegio (ayer, por cierto, el Presidente se reunió con el jefe de BlackRock, la imperiosa firma de gestión de inversiones, la más poderosa del mundo, que no juega a las amistades ni a las relaciones públicas sino a la satisfacción de sus intereses).

También se mantienen acechantes los principales medios convencionales de comunicación, con un poder mellado, sobre todo por el cierre de llave a la profusión presupuestal de antaño, pero propicios a la difamación y deseosos de ayudar a desestabilizar. Otro factor de peso geopolítico es el del vecino del Norte, implacable e ineludible.

A menos de tres años de la entrega de la banda presidencial (esta segunda parte del periodo constitucional será de dos años con diez meses), con un proyecto de obras estratégicas en el sur, polémico e impugnado pero avante, con un desarrollo diezmado por los diversos problemas derivados de la pandemia y con una enorme presencia pública, López Obrador no enfrenta oposición partidista ni figuras políticas de primer nivel que signifiquen una amenaza, además de parecer que tiene bajo control el proceso sucesorio que él mismo ha precipitado.

Sin embargo, López Obrador entra ya a una etapa distinta, justamente porque las transformaciones profundas de un sistema o una sociedad no suelen provenir del esquema electoral, porque el proyecto derivado de las urnas se topa con poderes fácticos sumamente resistentes, y porque hay una creciente exigencia de resultados concretos, más allá de la retórica, sobre todo en materia de seguridad pública y de aplicación de la justicia contra corruptos del pasado y el presente.

AMLO se asoma a una etapa más ríspida porque la funcionalidad de su partido, Morena, es sumamente defectuosa (aunque “gane” elecciones con piezas discutibles), porque en general su gabinete no le ayuda e incluso le crea problemas, y porque él mismo ha acelerado deslindes y confrontaciones con segmentos sociales que le eran originalmente favorables.

Además del impugnado Acuerdo de blindaje a obras y proyectos considerados estratégicos, y del polarizante episodio reciente de deslinde respecto a una comunicadora y una revista importantes, López Obrador recurre a la movilización popular en apoyo de su proyecto no solo para mostrar músculo sino, sobre todo, para subrayar que en la esperanza de cambio del segmento mayoritario de la sociedad está la clave de la viabilidad institucional, de la paz social y del remozamiento del sistema. ¡Hasta mañana!

tabascohoy.com

Astillero

Días marcados por lo económico

Julio Astillero

Publicada

en

7446 Visitas

 

  • EU: petróleo y electricidad ● Cambios en Tren Maya ● Salinator y caída en la Bolsa

El arranque del año que se considera marcado por lo político, ya con los tambores de guerra en redoble rumbo a 2024, está en estos días surcado por lo económico (que, desde luego, es un tema también político).

Ayer llegó a México Jennifer Granholm, secretaria de Energía del gobierno de Estados Unidos, para una ronda de pláticas de la cual la principal fue con el presidente López Obrador. Los temas: el desarrollo energético en América del Norte y el proyecto mexicano de reforma en materia eléctrica. Hoy se dará un informe somero de lo acordado aunque, como sucede en estos encuentros, lo sustancial se irá conociendo al paso del tiempo.

Por lo pronto, Petróleos Mexicanos cerró ayer la operación que da al Estado mexicano la propiedad completa de la refinería Deer Park, ubicada en Houston, Texas. Octavio Romero Oropeza, director de Pemex, mencionó que se adquirió el 50.005 por ciento de la participación accionaria que mantenía Shell y, con ello, se tiene ya el cien por ciento de la propiedad de esa empresa. Formalmente, hoy se tendrá el pleno ejercicio de control de la refinería. Tal vez por ello el presidente de México anunció ayer en la Mañanera que hoy daría una noticia muy buena, como para gritar “¡Viva México!”.

Otro tema que mezcla economía y gobierno es el relacionado con el cambio de ruta del Tren Maya. El presidente López Obrador aseguró que este movimiento, y la designación de un nuevo responsable de la obra, el también tabasqueño Javier May, obedece a la intención de tener en funciones ese tren a finales del año próximo, “llueva, truene o relampaguee”.

En este replanteamiento se ha incluido la expropiación de terrenos necesarios para el nuevo diseño (“expropiaciones concertadas”, definió AMLO) y ello ha provocado en ámbitos empresariales una reacción de rechazo a ese tipo de medidas. Igualmente, se ha difundido que hubo miles de árboles talados conforme al plan original y que, ahora, al asumir nuevas rutas, esa deforestación y otros trabajos quedarán como un sacrificio perdido.

En otro tema, pero también ligado a economía y política, tal como se había previsto en la entrega de ayer de esta columna (“probablemente breve”, se escribió), fueron poco más de ochenta horas las que estuvo fuera de circulación tuitera el empresario Ricardo Salinas Pliego. Este jueves reapareció, dando la noticia de que, luego de apelar, “Twitter encontró que los reportes” en su contra “fueron acciones organizadas por un grupo de llorones con cuentas bots”, por lo que le devolvieron la suya “intacta”.

Advirtió: “El que se lleva se aguanta, va la mía”. Y reprodujo una imagen en la que usa lentes oscuros y la leyenda “The Salinator. I’ll be back”. En otro mensaje colocó una fotografía de un lobo mostrando los dientes y el texto “Arrójenme a los lobos… y volveré… liderando la manada”. Otro tuit: “Manos les van a faltar a mis opositores… para aplaudirme”.

Todo ello sucedió el mismo día en que Grupo Elektra cayó 4.07 por ciento en la Bolsa Mexicana de Valores, en lo que ha sido su peor resultado en 52 meses. El impacto provino de la resolución de una sala de la Corte que denegó una solicitud de amparo de Elektra para no pagar más de 2 mil 600 millones de pesos de impuestos por una operación de 2006. Esta, con sus futuras consecuencias (recuérdese que están en litigio unos 40 mil millones de pesos de impuestos tampoco pagados) podría ser al final del año la noticia más relevante de 2022 en materia económica, junto con el caso Banamex, consideró Claudia Villegas, especialista en asuntos financieros (https://bit.ly/3qNxiGr)

Banamex, por otra parte, sigue en la mira de multimillonarios mexicanos (el propio Salinas Pliego y tal vez Carlos Slim), pero sobre todo de Banorte, cuyo presidente del consejo de administración es Carlos Hank González, homónimo de su abuelo al que se adjudica la frase de “un político pobre es un pobre político”. ¡Hasta el próximo lunes!

tabascohoy.com

Continuar leyendo

Astillero

Salinas Pliego ante Twitter y SET

Julio Astillero

Publicada

en

11659 Visitas

 

  • Suspensión parcial de cuenta ● Corte ordena pague 2,636 mdp ● Pendientes, onerosos juicios

Twitter decidió suspender parcialmente la cuenta (con más de 972 mil seguidores) del multimillonario Ricardo Salinas Pliego. Ahora solo se pueden ver los mensajes que colocó antes de la sanción, pero no podrá generar nuevos por un tiempo aún indefinido (probablemente corto).

Según reportó el propio presidente del Grupo Azteca en sus cuentas de Instagram y Facebook, la empresa del pajarito azul le informó del “bloqueo por incumplir las reglas” que “prohíben el abuso y el acoso”, pues “no puedes participar en situaciones de acoso dirigido a una persona ni incitar a otros a hacerlo. Esto incluye desear o esperar que alguien sufra daños físicos”.

La reacción de Twitter fue motivada por un mensaje de Salinas Pliego en el que se preguntaba si iniciaría la semana “con un concurso de memes” dirigidos al yutubero Ignacio Rodríguez, conocido como el Chapucero, a la académica Denisse Dresser y al empresario Simón Levy, a quienes mencionó con etiquetas de insulto que aquí no se reproducirán. Pensaría, dijo el dueño de Televisión Azteca, tiendas Elektra y Banco Azteca, si a ese concurso le “pondría” quinientos o mil dólares de incentivo.

Así explicó Salinas Pliego su suspensión tuitera: “hay personas que buscan promover sus ideas y silenciar las ideas de los demás, grupos de personas que se llevan y no aguantan… ellos se organizaron y denunciaron mi última publicación como si fuera acoso selectivo, yo quería hacer un concurso de memes y no me dejaron, me bloquearon parcialmente la cuenta, de todos modos ya estoy viendo que hacer, así que pronto me tendrán de regreso en Twitter”.

Bajo el argumento de que Twitter suspende cuentas que se “defienden” de los “ataques de pendejos”, pero no de “quienes por años se han dedicado a golpear, acusar y mentir”, Salinas Pliego anuncia: “va la mía. Me dicen que lo que hicieron fue organizarse y denunciar cada tweet como acoso selectivo, por si ustedes les quieren hacer lo mismo a ellos”. Y agrega las cuentas tuiteras de Rodríguez, Levy, Dresser, GatitosvsDesig, Sabina Berman y Marietto Ponce.

Más allá de afinidades o diferencias ideológicas o políticas con cualquiera de los involucrados, lo cierto es que Salinas Pliego ha sostenido, particularmente en meses recientes, una intensa campaña de participación en redes sociales, sobre todo en Twitter, cargada de exhibicionismo de sus lujos y riqueza, de su privilegiada forma de vida material y (además de promover sus productos empresariales) de posicionamiento como una especie de líder de opinión al estilo Donald Trump, incluyendo respuestas o comentarios sumamente agresivos y ofensivos hacia quienes controvierten con él.

Estas acometidas internéticas de una de las personas más ricas del país, promotor original y miembro de un comité empresarial de asesoría a la Presidencia de la República y uno de los capitalistas más beneficiados en lo que va del sexenio obradorista, se producen en una temporalidad en la que aspira a comprar Banamex, luego que Citigroup lo ha puesto en venta.

“Tiene enfrente, además, desenlaces de litigios fiscales, como sucedió ayer cuando la Suprema Corte de Justicia de la Nación negó el amparo con el que Grupo Elektra pretendía eximirse de pagar 2,636 millones de pesos…”

Y el resto de ese párrafo, tal cual: “… por un crédito fiscal relacionado con deducciones ilegales en el Impuesto sobre la Renta de 2006, cuando fusionó dos de sus empresas. En febrero de 2021, la entonces titular del Sistema de Administración Tributaria, Raquel Buenrostro, consideró que las empresas de Salinas Pliego adeudaban unos 40 mil millones de pesos en impuestos.

Ayer mismo, el multimillonario y tuitero parcialmente suspendido anunció que emprenderá la defensa de sus derechos fiscales ante instancias internacionales. Habrá de verse si también toma la bandera de la defensa de la libertad de expresión por el caso Twitter.

¡Hasta mañana, con Ricardo Monreal en acuerdo sobre temas legislativos, pero ya no en desayuno con AMLO, como antes, sino con Adán Augusto, el secretario de Gobernación!

tabascohoy.com

Continuar leyendo

EDICIÓN IMPRESA

Tendencia