Conecta con nosotros

Like

Amanda Miguel ‘abatida’ en la misa de Diego Verdaguer

El fin de semana se ofició una misa en honor al cantante; su esposa dio algunas palabras completamente “destrozada”.

Publicada

en

113 Visitas

CIUDAD DE MÉXICO.- La cantante Amanda Miguel y su hija, Ana Victoria, así como Gloria Trevi, Maribel Guardia, Julián Figueroa, Arturo Velas­co, Sergio Gabriel, Dulce y de­más figuras del espectáculo, acudieron el pasado domingo a la Basílica de Guadalupe pa­ra recordar al cantante Diego Verdaguer con una misa, quien falleció hace 20 días en Esta­dos Unidos, por Covid-19.

En punto de las 12:00 horas comenzó la ceremonia en ho­nor al cantante de “La Ladro­na”. Al inicio de la ceremonia, el cardenal dedicó unas pa­labras para Verdaguer. “Hoy recibimos en su última pere­grinación terrenal a Diego Ver­daguer, por quien pedimos confiadamente que haya llega­do al destino de quien orien­tó su vida por la luz de la fe y promovió en él el amor”, dijo el cardenal que ofició la misa.

Por su parte, la viuda, Amanda Miguel, entre lá­grimas, dijo a los presentes. “Aprovechen tener físicamen­te a sus amores, disfrútenlos y tomen nuestro ejemplo de que nunca está exento uno de perder a sus grandes amo­res”, compartió con la voz en­trecortada. Tras hacer una pausa, continuó. “Nuestra fa­milia honrará a papá siempre, concediéndole todos sus de­seos, los que le faltó cumplir; él era un creador y tenía siem­pre demasiados proyectos, nosotros podemos hacerlos realidad. Nos dejaste mucha tarea Diego, pero sobre todo un ejemplo de ser humano. Te amo mi vida, te amaré siem­pre”, expresó Amanda “des­trozada”, entre lágrimas.

Tras sus emotivas palabras, se oyó una ovación por par­te del público, quien empezó a aplaudir cerca de un minuto. Una vez acabada la misa, la es­trella de la música de los 80’s, empezó a recibir el pésame de familiares y amigos, en medio del imponente órgano, que ha­cía que la gente se estremecie­ra con su sonido. La misa termi­nó cerca de la una de la tarde, luego de que los miles de fans salieron de la Basílica.

EDICIÓN IMPRESA

Tendencia