Conecta con nosotros
8 vistas -

Opinión

¡Alto al estigma del tratamiento psiquiátrico y psicológico!

Publicada

en

MIRIAN C. MARTÍNEZ LÓPEZ- MIRIAM MARTÍNEZ - Miriam Carolina Martínez Lópe -

La falta de resiliencia parece ser uno de los grandes problemas entre nuestros jóvenes, esta es la capacidad que tiene un ser humano de levantarse desde su pérdida, y, desde ahí, potenciar todas las emociones positivas que lo lleven a una vida feliz y plena.

La generación de cristal, se describe como aquellos jóvenes con poca resiliencia, poca empatía, sobreprotegidos, por los padres o familiares, las redes sociales ocupan el mayor tiempo de sus vidas más que la realidad, con muy pocas relaciones humanas casi siempre su entorno más cercano, tiene muy baja autoestima, y, necesitan ser constantemente reconocidos, creen en “la liga de la justicia” así se describen (valientes, audaces, inteligentes, emotivos y justos), tienen una gran inteligencia emocional, pero, tienen una mayor tendencia a la depresión, ansiedad y a la ideación cuando se desmotivan.

En nuestra División Académica después de este terrible episodio del COVID-19, que dejó a muchas familias con grandes pérdidas humanas, el porcentaje de jóvenes de nuevo ingreso con depresión o ansiedad es de 15 y 20%, estados mentales que si no son manejados adecuadamente pueden llevar a la ideación suicida y al intento suicida.

El fin de semana pasado en la facultad de Medicina de la UNAM, un estudiante del segundo año se suicidó tirándose de lo alto del edificio principal. Hace algunos años, una maestra, detuvo a uno de nuestros estudiantes que amenazó hacer lo mismo de uno de nuestros edificios.

Los hospitales del estado están recibiendo cada semana un mayor número de casos de intentos suicidas de adolecentes y adultos jóvenes, las causas van desde, el estrés postraumático, personalidad dependiente, familias altamente disfuncionales y más. Por ejemplo algo que parece tan sencillo de resolver, como el hecho de reprobar asignaturas escolares en este final del periodo escolar, puede disparar un intento suicida si reciben la presión natural de la familia ante el hecho.

El INEGI reportó 7896 casos en 2020, detener la principal urgencia psiquiátrica del estado y del país es una prioridad, los jóvenes necesitan una red de apoyo que va desde el tratamiento médico psiquiátrico para ayudar a cambiar su neuroconducta, la red de apoyo familiar, la red de amigos, el apoyo profesional psicológico.

Debemos dejar de estigmatizar a quienes buscan ayuda psicológica y psiquiátrica, hablemos más del problema, para que más adolescentes y jóvenes tengan una oportunidad de detener su conducta autodestructiva.

EDICIÓN IMPRESA

Tendencia