web analytics
Síguenos

¿Qué estás buscando?

Columnistas

Algunas formas de usar la crisis (I)

El Covid-19 ha tomado un mundo que, para muchas personas, esta­ba a salvo y protegido, y nos obli­gó a enfrentarnos a un mundo nuevo que es siempre cambian­te, desconocido, impredecible, incierto, ambiguo, incómodo e incontrolable y provoca una am­plia gama de emociones desagra­dables.

Sin embargo, lo que impor­ta es cómo interpretamos y res­pondemos a las dificultades y desafíos que enfrentamos. Y es nuestra actitud y respuesta a la crisis lo que puede hacer o definir nuestra experiencia de la misma y el aprendizaje que de ello derive para situaciones posteriores.

  1. Permítete sentirte mal. Las emociones que todos esta­mos experimentando son la in­comodidad más poderosa e inmediata que sentimos en re­acción a esta situación desesta­bilizadora en respuesta a esta interrupción sin precedentes de nuestras vidas. No trates de cal­mar, aplacar o distraerte de tus sentimientos. Una parte de te­ner una vida emocional saluda­ble implica poder experimentar plenamente todas las emociones (no puedes elegir las que se sien­ten bien). No intentes minimizar (“oh, no es un gran problema”), racionalizar o culpar a la crisis del COVID-19; es serio y no se pue­de hacer más pequeño de lo que es o explicarse de forma sencilla. En lugar de resistir las emociones negativas, sé amable y empático contigo mismo y con los demás; escucha y refleja los sentimientos que se presenten.Permítete pa­sar por las cinco etapas del dolor: negación, ira, negociación, depre­sión y aceptación.
  2. Pon la crisis en perspec­tiva. Cuando ocurre una crisis, toda tu atención se centra instin­tivamente en la inmediatez de su impacto en nosotros. Esa reac­ción ha sido programada en no­sotros a través de millones de años de evolución. Este cambio de enfoque también distorsiona la perspectiva que tenemos y nos hace ver nuestro mundo de forma estrecha y solo en el presente y el futuro inmediato.

Esta perspectiva a corto plazo puede llevarnos a ver la crisis co­mo mucho más grande de lo que realmente es y subir el volumen sobre cómo pensamos y sentimos y reaccionamos ante el impacto del Covid-19 en nuestras vidas.

No te pierdas mañana la segunda parte de estas recomendaciones.

Te puede interesar

Advertisement