Connect with us

Hola, que estas buscando?

Columnistas

Alcalde y Vocero ¿Tal para cual?

La ciudad de Villahermosa es un desorden y la mayor parte de la responsabilidad ES DE SU ACALDE Evaristo Hernández Cruz. Citando sólo un ejemplo, en las colonias Lago Ilusiones y Adolfo López Mateos existen dos fugas de consideración en las calles Tulipanes y Sindicato de Agricultura que llevan un mes sin reparación, el argumento de la autoridad es que no hay recursos, pero lo evidente es que no hay capacidad para resolver algo que, más allá del dinero, requiere acción pues pueden repararse con dos personas, un pico y una pala, si el alcalde no cuenta con ello, habría que realizar una auditoría a su gestión e incluso inteligencia financiera para conocer su situación patrimonial. Por otro lado, su vocero Juan Carlos Castillejos, responde retador y con actitud altanera en redes sociales y algunos medios de comunicación; así lo revela un intercambio de mensajes entre el funcionario y algunos ciudadanos donde invita a uno a ir al Palacio Municipal para decirle de frente lo que escribía en redes, pide a otro visitarlo en ese mismo sitio para que ver lo que se hace y le demuestre estar al día con sus pagos al municipio (él debería ser el primero en exhibirlos junto a sus declaraciones fiscales y de intereses) pachorrudamente pretende llevarlos a su terreno. Claro que NO señor vocero, párese y acuda a las comunidades, recorra la ciudad a pie o en auto conduciéndolo usted para constatar las condiciones de banquetas, calles y equipamiento urbano. Como vocero del alcalde asesórelo, hágale ver que no todo es lucirse o con poses de ecologista en bicicleta, que no es honesto ni útil pagar a uno o dos especialistas, operaciones para reducción de peso; tampoco fue honesto la intentona de adquirir a precio inflado túneles “sanitizantes” ineficaces para combatir el Covid-19. En resumen, Hernández Cruz, su vocero y casi todo su gabinete, se quedaron pasmados y así permanecen, NO pueden con la capital y menos con el municipio, son algo “aldeanos” para enfrentar sus problemas aunque pretenden como Castillejos, resolverlos o responder con bravuconerías corrientes; amenazar así, aun veladamente, es impropio de un servidor público, eso es propio de tinterillos y porros.

Te puede interesar

Advertisement