Grupo Canton
Al momento
Director Miguel Cantón Zetina
El hospital de Cárdenas quedó sin terminar por parte del ex gobernador Arturo Núñez Jiménez.

Al sistema de Salud lo hundieron

Andrés Granier y Arturo Núñez son responsables del abandono de toda la infraestructura médica; inflaron nóminas, realizaron compras fantasmas y desviaron dinero a campañas.

Desvió de recursos públicos, pa­go excesivo en nóminas, aviado­res, compras fantasmas y mal uso del dinero de la Federación predo­minaron en el sector Salud duran­te los sexenios de Andrés Granier Melo y Arturo Núñez Jiménez, quienes son los responsables del abandonó de toda la infraestruc­tura médica.

En la administración del priís­ta, Andrés Granier Melo, que abar­co del año 2006 al 2012, poco se invirtió en los hospitales y centros de salud de la entidad, incluso los últimos tres años de este sexenio, la Auditoría Superior de la Fede­ración (ASF), hizo observaciones por cerca de 300 millones de pe­sos, por el mal uso de los recursos destinados al Seguro Popular.

De acuerdo a las observaciones hecha por el ente fiscalizador, en el 2009 se detectaron inconsisten­cias en el manejo de 175 millones de pesos del Seguro Popular; al si­guiente año, la Secretaría de Salud no pudo aclarar la aplicación de 84 millones 929 mil pesos.

Además, que este gobierno utilizó 13 millones 992 mil pesos destinados a la compra de me­dicamentos para cubrir bonos o estímulos de productividad a personal médico y hacer pagos a terceros.

Fue en esta administración que en el 2008, con una inversión de 300 millones de pesos se inició la construcción de la Torre Oncoló­gica del Hospital, Juan Graham Casasús, iniciando así un proyec­to que Granier dejaría en el abandono y que luego Arturo Núñez, no concluiría.

 

DINERO PERDIDO

No hay olvidar, que en el 2013, la administración perredista, pre­sentó demandas penales en contra de ex funcionarios “Granieristas” por un presunto desvió de recur­sos públicos en el sector salud por mil 200 millones de pesos, sin em­bargo, al final fueron exonerados pero nunca se aclaró donde quedo ese dinero.

Dentro la infraestructura abandonada por Arturo Núñez se encuentra el centro de salud Maximiliano Dorantes, el hospi­tal regional de Cárdenas, donde se usaron cerca de 500 millo­nes de pesos y nunca lo pusie­ron a funcionar; así como los de Comalcalco y Macuspana; dos de estos nosocomios ya fueron rehabilitados por el actual go­bernador, Adán Augusto López Hernández.

 

La Torre Oncológica fue una obra que nunca concluyó el ex gobernador Andrés Granier.

 

EQUIPAMIENTO

“Indolentemente durante 11 años las últimas 2 administraciones estatales abandonaron el sector salud. Avanzamos construyendo y equipando la infraestructura hos­pitalaria, el Maximiliano Doran­tes es hoy un moderno hospital para atender a enfermos de Covid. TABASCO ¡es tu tiempo!”, expre­só el mandatario estatal a través de sus redes sociales.

En el caso de Arturo Núñez, los dos últimos años de su ad­ministración fueron desas­trosos para el sector salud, incluso tuvieron que cerrar ca­lles y avenidas los trabajadores porque el dinero no les alcan­zaba para cubrir pagos de sala­rios y prestaciones.

Tan solo en el 2018, las irre­gularidades observadas por el Organo Superior de Fiscaliza­ción (OSF) ascendieron a 340 millones de pesos, por deuda a proveedores, pago excesivo en nómina, pago a “aviadores” y faltante de medicamentos y equipos médicos. Además se ventilo que había encontrado faltantes por 500 millones de pesos.

Uno de los engaños de Artu­ro Núñez y causo conflicto, es que a la zona de Tamulté de las Sabanas les prometió un hos­pital de atención general y ter­minó construyendo un Centro de Salud ampliado, que es casi infuncional.

Por lo pronto, el actual gobernador, Adán Augusto López Hernández, ya anun­ció el rescate del sector con una inversión de más de mil 500 millones de pesos, entro los que destaca el hospital de Cárdenas con 500 millones y de Macuspana, además de la conclusión de la Torre Onco­lógica.