Conecta con nosotros

El Tabasqueño

Al 2022, buena cara

Publicada

en

12387 Visitas

Por Héctor I. Tapia

  • Un deseo: ¿salud, dinero o felicidad?
  • Que la conciencia guarde silencio en su tranquila

Me ha pasado la noche del 31 de diciembre, que tras engullir agobiado las 12 tradicionales uvas olvidé postular algún deseo. No ha sido falta de fe a la usanza, sino de ausencia de espacio para la reflexión. ¿No acaso si aceptamos en participar en este ritual «cabernet» tendríamos que elegir con cuidado lo que pediremos al recién nacido espíritu del Año Nuevo? Salud, dinero y amor, suelen ser las pretensiones más comunes. Pero quiero llevar mi deseo un poco más allá y meditar: ¿qué es lo que más han deseado mujeres y hombres a lo largo de la historia?

Calígula [la obra de teatro de Albert Camus] ante la muerte de su gran amor clandestino —Drusila, hermana y amante—, clama lleno de dolor: «El amor no es nada. Quiero la luna en mis manos.» Es el poderoso pero infeliz que siente la necesidad de lo imposible: tocar con sus manos la luna, en medio de una melancolía que lo llevará a desear y cumplir su propia muerte. Pero la luna de Calígula anida aquí entre nosotros, solo basta cerrar los ojosy volver a los olores, a los sabores, a los amores, al placer del propio llanto vivido.

Borges es recordado por una frase dramática incluida en su poema «El remordimiento», escrito en 1976: «He cometido el peor de los pecados / Que un hombre puede cometer. No he sido feliz.» Mucho se ha discutido si ese verso pinta a un poeta brillante pero desdichado.

Claro está en pensar también en la salud como un deseo principal sin el que nada más existiría, incluida la felicidad. Pero si irremediablemente el tiempo nos llevará a la muerte, ¿no es el camino al óbito lo que realmente importa? Si el camino es la vida, entonces es de suma importancia vivirlo con dicha.

La felicidad «en términos espirituales, no es un sentimiento, ni una emoción; tampoco un arrebato que experimentamos cuando ocurre algo deseado. La felicidad es un estado del alma, una virtud o un poder personal que se cultiva a conciencia », explica con claridad la periodista argentina María Eugenia Estenssoro, en un notable artículo publicado en el diario La Nación [https://bit.ly/3EPTLX7].

La felicidad consiste sobre todo en estar en paz con nosotros mismos y con los demás. Que al callar y escuchar a nuestro cuerpo no le duela nada. Que la conciencia guarde silencio en su tranquila, «en comunión con la Creación o el Universo, como cada uno lo llame.»

Un año antes de su muerte [1986] Borges se reivindicó sin proponérselo, al escribir una hermosa frase en el prólogo de su libro «Los conjurados» y que es para mi la forma más sencilla de apreciar y comprender lo que en verdad importa en esta vida: «Al cabo de los años he observado que la belleza, como la felicidad es frecuente. No pasa un día en que no estemos, un instante, en el paraíso.»

Van entonces mis 12 uvas en pos de un solo deseo: que usted querido lector y este inocente tinterillo-juntaletras logremos este 2022 alcanzar ese estado del Ser que es la Felicidad.

 

{UN ADAGIO}

«Reflexionar serena, muy serenamente, es mejor que tomar decisiones desesperadas»

(FRANZ KAFKA)

 

Twitter: @HectorTapia_

FACEBOOK: @EltabasquenoMx

Comentarios: [email protected]

El Tabasqueño

Lo mejor y lo peor de este gobierno

Publicada

en

11358 Visitas

Por Héctor Tapia

  • Seguridad, uno de los éxitos de la 4T local
  • Administración, Finanzas y Economía quedan a deber

 

Una larga alcantarilla pluvial se extiende a mitad de una calle, aunque fue construida para proteger de las inundaciones, hoy está convertida en una trampa mortal abierta, sin reja. Una motocicleta la bordea con destreza durante el día, pero no quiero pensar lo que podría ocurrir a cualquier conductor que ignore esta y muchas otras trampas dispersas por toda la villa Macultepec.

Ahora observo una calle con el pavimento destrozado. Al centro, de nuevo otra alcantarilla, esta redonda, pero tan tapada que un pequeño lago de aguas negras malolientes se forma a su alrededor, la vía fue bautizada como «Subteniente García» en Playas del Rosario —quizá en honor a ese valiente desconocido del que hablan los corridos de banda— todas las calles continuas a las del «Subteniente» se encuentran igual, llenas de agua estancada, enlodadas, cerca de ahí hay un parque con bancas y juegos rotos.

Personas que aplastan diariamente el lodo cuando caminan por su calle, que caen dos o tres veces en el mismo bache. ¿Qué estará pasando con nuestro querido Tabasco? ¿Por qué da la impresión de que se encuentra atascado en un hoyo del que no logra salir?

Promesas de cambio van y vienen, pero las cosas se ven igual. Es urgente que nos hablen con la verdad para saber porqué las cosas se mueven tan lento en nuestro estado. Hoy en esta entrega trataré de hacer un balance de cómo estamos y qué se observa para el futuro inmediato.

 

• • •

 

A manera de preámbulo histórico es importante mencionar que Tabasco fue gobernado prácticamente de manera hegemónica por el Partido Revolucionario Institucional (PRI) por 83 años, era que transitó por buenos, regulares, malos y pésimos gobiernos, hasta que finalmente el PRD el 1 de julio de 2012 logró arrancarlo del poder, para ello recurrió a un priista: Arturo Núñez Jiménez, quien para esa etapa se ofrecía como un político progresista.

El caso es que Núñez Jiménez resultó un excelente orador, un mediano planificador [2 años para recomponer las finanzas, 2 años para aterrizar proyectos y 2 años para enderezar el rumbo, proponía] y un pésimo gobernador que terminó enredado con demandas y más demandas contra el químico Granier a quién usó como argumento principal para justificar su falta de resultados.

Así se fueron seis años perdidos, donde lo único que se movió fue un presupuesto cercano a los 190 mil millones de pesos que llegaron por vía de las participaciones federales durante el sexenio, pero que así como entraron se fueron, no me pregunté usted a dónde porque tampoco tengo idea.

 

• • •

 

Es así que llegamos al momento en el que nos encontramos ahora, con un gobierno que fue electo el 1 de julio de 2018 y que lleva ya en el ejercicio del poder tres años y 21 días exactos al día de hoy.

Esta administración que ha consumido la mitad de su sexenio y va en camino al cuarto año se observa poco sobresaliente en general, aunque con resultados mixtos, es decir, por ejemplo, ha fallado en la atracción de inversiones, pero ha tenido éxito en materia de seguridad; no ha podido abatir el déficit financiero, pero ha sido austero en gastos lo que le ha permitido ejecutar obras como la de los distribuidores viales de Villahermosa, entre otras.

De acuerdo con las estadísticas la incidencia delictiva en el estado ha disminuido más del 50 por ciento, principalmente en cuatro de los siete delitos llamados de «impacto social», de acuerdo con el Sistema Nacional de Seguridad.

Es el secuestro que más bajó con un 84 por ciento, al pasar de 103 denuncias en 2018 a solo 16 casos en 2021; le siguen extorsión, feminicidio y abigeato con 69, 62 y 52 por ciento, respectivamente.

Mientras que los robos a casa y homicidios dolosos disminuyeron en un 33 y 23 por ciento. Mientras que la violación es tarea pendiente, pues únicamente se le ha logrado disminuir en un 2 por ciento.

En cambio esta administración no ha logrado enderezar la situación financiera del estado aún y con su política de austeridad que los llevó a hacer modificaciones a la ley para reducir gastos, la eliminación de la carga de los programas sociales, la reducción de algunas prestaciones laborales y la recepción de mayores recursos federales, el gobierno del estado ha estado recurriendo tres años consecutivos a endeudamientos a corto plazo que no requieren autorización del Congreso Local y se deben de pagar en menos de un año.

Es así que durante el año 2019 contrajo deuda a corto plazo por 2 mil 500 millones de pesos. El monto bajo este mismo concepto llego a los 3 mil 600 millones de pesos en 2020 y al cierre del año 2021 la SHCP reporta que el Gobierno del Estado recurrió a una nueva deuda que debe pagar en menos de un año la cual asciende a los 2 mil 725 millones de pesos.

Por otra parte la deuda a largo plazo al cierre del tercer trimestre del año 2021 llegó a cinco mil 923 millones de pesos, pero con un nuevo préstamo ya aprobado por el Congreso en agosto del año pasado por mil 500 millones de pesos, mismo que está programado usarse en este 2022, con lo que lo que el pasivo transexenal ascenderá a 7 mil 423 millones de pesos, es decir que esta administración sumará deuda igual que los últimos dos sexenios.

Con respecto a la inversión pública estatal esta presentó un crecimiento en el último año después de sufrir una reducción al pasar de mil 186 millones de pesos en 2018 a sólo 999 millones de pesos en 2019, para luego ascender a mil 036 millones de pesos en 2020 y repuntar en 1,748 millones de pesos al tercer trimestre del 2021.

En cuando a la obra pública que se ve por sus dimensiones destacan el paso vehicular sobre Ruiz Cortines y Universidad con inversión de 294 millones de pesos; un paso superior vehicular en forma de herradura para retornar sobre Universidad de 124 millones de pesos; dos pasos deprimidos sobre Ruiz Cortines con un costo de 118 millones de pesos.

Muy lejos, en montos de inversión, se encuentra la reconstrucción del boulevard de la glorieta Panamá-entrada a Tacotalpa; un edificio de la Universidad Intercultural y en menores costos la rehabilitación de terracerías y carreteras estatales en diversos municipios.

Es todo lo que se conoce como obra importante del estado. Hasta el momento no hay más.

 

• • •

 

En este arranque de año y con un gobierno interino que no ha logrado despegar entre otras causas debido a que opera con un gabinete que responde al gobernador anterior y que eso no le permite margen de maniobra para imprimirle un sello propio a su administración, amén que hay funcionarios que entran en conflicto con la nueva autoridad e incluso con otros secretarios.

En los siguientes meses se observará si se le da la oportunidad al capitán Carlos Manuel Merino Campos de desarrollar una auténtica administración que pueda demostrar que se encuentra a la altura de la Cuarta Transformación o termina cerrando un gobierno gris, que desaproveche la oportunidad de tener una administración federal afín con la que se pueden lograr mayores obras, además que es importante corregir el mal manejo financiero que ya ha dejado ver con las quejas de burócratas en la falta de pagos, que apenas al tercer año ya se arrastra un hoyo financiero demasiado grande, cuando este suele aparecer a partir del quinto año.

¿Pasará AMLO a la historia con una Presidencia fuerte mientras que en su estado se gobernó con un interinato de medio pelo sin margen de maniobra?

¿Y qué pasará con aquél mercado que se cae en pedazos en Parrilla o los charcos con aguas negras del «Subteniente García? ¿Seguirán aquellos zapatos mojándose del lodo cuando este gobierno se marche?

 

«Donde hay disciplina, hay orden y rara vez falta la buena fortuna».

NICOLÁS MAQUIAVELO

 

En Twitter: @HectorTapia_

En Facebook: Eltabas quenoMx

Escríbeme: [email protected]

Continuar leyendo

El Tabasqueño

AMLO frena y ajusta dirección

Publicada

en

7710 Visitas

Por Héctor I. Tapia

 

• Desde Segob extiende la mano a partidos, gobernantes y empresarios

• La polarización y confrontación, riesgo para el cierre de gobierno

 

Andrés Manuel López Obrador invirtió 1,113 días de su gobierno en empujar al elefante reumático, en revertir viejas prácticas que durante años le causaron mucho daño al país, todo en un legítimo interés de instalar los pilares de su proyecto, al que ha llamado la Cuarta Transformación del país y con el cual busca demostrar un cambio auténtico, una sacudida a los modelos económicos y políticos.

No han sido días fáciles, han pasado meses de una creciente confrontación y polarización, producto de un enfren­tamiento contra los factores reales de poder, tanto políticos como económicos —y hasta mediáticos— que en su conjunto conforman el contrapeso que inicialmen­te se resistió al cambio de paradigma en el manejo de la administración federal.

Pero ahora, que ha iniciado la segunda mitad del sexenio, López Obrador parece haber hecho un pequeño alto en el camino para hacer una revisión de daños y ha ini­ciado ahora un leve giro en la dirección, un redirigimiento de su gobierno, aunque lo hace con discreción y para eso utiliza a su secretario de Gobernación, Adán Augusto López Hernández.

Todo indica que el Presidente ha decidido rectificar en algunos entuertos y conflictos, pero sin asumir la respon­sabilidad directa. La llegada de Adán le ha ayudado a entender que no es posible mantener la gobernabilidad con tan­tos frentes abiertos, lo que ha su vez ha polarizado demasiado al país y con ese clima político no le será fácil el cierre de gobierno.

Señales claras del ajuste de dirección que realiza López Obrador se observan en los recientes acercamientos con los liderazgos del Partido Acción Nacional (PAN), en la comida con el Consejo Mexi­cano de Negocios, a la que, me parece muy destacable, acudió Claudio X. Gonzá­lez Laporte, a quien el Presidente vino señalando todos estos años como uno de sus principales enemigos (adversarios, diría él).

Estamos entonces ante un cambio, aunque AMLO no lo quiera decir, pero po­sitivamente está reconsiderando algunas posturas suyas, porque la situación pre­valeciente en el país, con una fuerte crisis económica provocada por la pandemia y la creciente inflación que ha empezado a provocar irritación, lo están obligando a reconsiderar el estilo de confrontación que ha prevalecido en los primeros tres años.

Andrés Manuel está reconociendo que él tiene que crear condiciones para su cierre de gobierno y también para su sucesión presidencial, por eso parece haber bajado la velocidad, conduce ahora su Presidencia con mayor cautela, dando pasos de plomo, sabe que los últimos años del gobierno suelen descomponerse y él no se está confiando, para eso tiene Adán, al hombre de los buenos modos, tranquilo, prudente, que sabe escuchar y es paciente, con él como co-conductor ajustan suavemente el camino, pero no mucho, para que no se note.

• • •

El Presidente parece haber tomado la oportunidad, tal vez la última, de hacer política en aras de darle viabilidad a su proyecto, antes de insertarse en el rejue­go electoral del 2024. Es por eso que de­cidió invitar a todos los gobernadores a Tabasco, «su agua natal» [como escribió Javier Quero en su editorial del jueves pasado, citando a Pellicer] y convocar­los a la unidad, mandando a todo el país señales muy positivas.

López Obrador entendió que la importancia de la Conago no está en sus inacabados resultados, sino en la imagen de unidad que representan los mandata­rios al estar juntos.

La sola presencia de los gobernadores de Tamaulipas, Francisco Javier Cabeza de Vaca (a quien la federación estuvo a pun­to de meter a la cárcel), Diego Sinhue de Guanajuato, Miguel Riquelme de Coahuila y José Rosas Aispuro de Durango, todos aguerridos aliancistas federalistas que de­safiaron en su momento al Presidente, habla de que la 4T está tejiendo política fina, de filigrana.

Esta nueva etapa que ha iniciado Andrés Manuel demanda humildad, ánimo conci­liador y capacidad de operación. Seguir con un gobierno cercano a la gente, al pueblo, pero no alejado (o enemistado) con los fac­tores de poder. Separar el poder político del económico, pero sin ruptura.

El redirigimiento de su gobierno no nece­sariamente tendría que verse como un cam­bio, porque de lo contrario podría parecer que da macha atrás y no es lo que pretende.

Pero la maniobra tiene que ayudar a des­tensar la peligrosa atmósfera que se vive en estos momentos en el país, con una creciente confrontación, como lo es el conflicto del CIDE, por dar un solo ejemplo, donde cual­quier descuido o desbocamiento podrían descarrilar el cierre del gobierno.

No se debe olvidar que hace 27 años, en 1994, México vivió uno de sus más tristes episodios, que terminaron con un magni­cidio, una revuelta guerrillera y múltiples asesinatos políticos, como consecuencia de generarse atmósferas de violencia política y resentimiento social.

Por eso hoy que el Presidente ha decidi­do parar por un instante y ver qué es lo que ocurre en el país, es una acción prudente, más vale reparar lo que esté mal, antes que lamentar o intentar remediar cuando sea un conflicto creciente.

Es ahí donde toma importancia el mensa­je que vino a transmitir este fin de semana AMLO: unión, acuerdo, coordinación, coin­cidencia. Es un todos unidos por México.

Unidad, unidad, unidad… ése es el meo­llo del asunto. Así lo ha hecho sentir él. Un gobierno de unidad; un pueblo unido y él, Andrés Manuel López Obrador, como el gran unificador.

 

 

 «Los comunistas nos han robado la bandera de los pobres»

FRANCISCO BERGOGLIO

 

 

EN TWITTER: @HECTORTAPIA_

EN FACEBOOK: ELTABASQUENOMX

Escríbeme: [email protected]

Continuar leyendo

EDICIÓN IMPRESA

Tendencia