Conecta con nosotros

Línea Económica

AIFA, un éxito

Publicada

en

715 Visitas

Este lunes se inauguró el Aeropuerto Internacional Felipe Ángeles (AIFA); el presidente de la República lo prometió y hace dos días cumplió. Sus detractores aseguraban con desparpajo y hasta burla, como lo hicieron y hacen con la refinería de Dos Bocas, que no lo lograría.

Hasta ahora, si nada extraordinario ocurre, Andrés Manuel López Obrador, habrá callado las voces que deseaban verlo fracasar en ese proyecto del cual, en su despreciable talante clasista, se mofan equiparándolo a una central camionera de segunda clase, ello, en clara alusión a que será una terminal aérea “para pobres y nacos” (de ninguna manera es expresión del columnista sino actitud de quienes como “Chumel” Torres o Carlos Alazraki por ejemplo, se refieren a esta infraestructura).

¿Qué es probable que se presenten fallas iniciales por la enorme complejidad de un aeropuerto de esas magnitud?, es probable desde luego, pero ello ocurre en TODOS los aeropuertos nuevos del planeta, tal como con el nuevo aeropuerto internacional de Berlín que abrió con 9 años de retraso pues debía haber entrado en servicio en 2011, pero finalmente lo hizo en 2020.

Esto es, NADIE, salvo que sea un mentecato, puede suponer, esperar y menos reclamar complicaciones; de hecho hoy en día, países presumiblemente modernos y con alta tecnología en estas cuestiones NO cumplen aun cuando tienen décadas operando, imaginemos que sería de esas naciones si ante la saturación o esos problemas decidieran construir otros.

Basta mencionar que muchos de los más importantes aeropuertos del mundo presentan el mayor número de retrasos: Aeropuerto internacional de Frankfurt y de Düsseldorf  (Alemania), Aeropuerto de Barajas (España), Aeropuerto de Stansted (Londres) y John F. Kennedy (Nueva York) por citar sólo algunos, son del todo problemáticos no sólo en los retardos y cancelaciones de vuelos, sino de arribo a sus instalaciones.

En México el AIFA es atacado por su supuesta lejanía, pero sus obtusos malquerientes, ignorantes o de mala fe, ambas cosas tal vez, soslayan que gran parte de los aeropuertos del mundo se encuentran muy alejados de las ciudades principales ya sea por legislaciones específicas, seguridad aeronáutica y prevención de siniestros entre otras. Así que se “tragarán” su coraje.

EDICIÓN IMPRESA

Tendencia