Síguenos

¿Qué estás buscando?

Columnistas

Ahorra o te carga el payaso

La economía de miles de personas en México comienza a sentir sus primeros embates del año 2021 donde todos aseguran no es perceptible en diversos bolsillos, sin embargo es cuestión de tiempo para que cientos de “millennials” dejen de vivir al día y comiencen a ahorrar porque mamá y papá no los salvará de esta.   Cientos de jóvenes adultos han regresado al nido que los vio nacer donde la crisis actual propició que despertaran del sueño donde gastaban su quincena cada fin de semana para alcanzar a pagar la renta en un departamento de la Roma que comparten con más de cuatro roomies y un perro que no les pertenece.

La economía del turismo en diversas playas del país se reactiva gracias a los finiquitos de muchos jóvenes que esperanzados en volver a la “normalidad” fueron despedidos y en vez de ahorrar los pocos ingresos prefirieron gastarlos en chelas y un poco de sol.

En México la cultura del ahorro ha permanecido en el olvido durante muchos años donde diversos pretextos para no tomar decisiones coherentes, han propiciado que diversas familias no inculquen este tipo de prácticas que le podrían salvar el pellejo a diversos “millennials” en la actualidad.

La pandemia que ningún “millennial” esperaba se llama COVID pues muchos de ellos no cuentan con los recursos suficientes para enfrentarse cara a cara con un mundo real que les ha hecho creer en diversas fantasías fantásticas donde se educa a diversos jóvenes con ser millonarios o tener una gran mansión con el sueldo mínimo.

La educación financiera en México debe de ser regulada de tal manera que sea necesaria en la educación media superior para propiciar el ahorro, la buena toma de decisiones o en todo caso realizar gastos inmediatos que sean coherentes en un México donde hoy puedo asegurar que nuestra economía sigue pendiendo de un hilo.

Mientras estás leyendo esta columna diversos adolescentes están pensando como empeñar sus pocos bienes para lograr subsistir en esta selva de concreto que los sigue orillando al olvido, donde diversas empresas seguirán recortando personal a diestra y siniestra sin importar si tienes para una chela o pagar la siguiente renta.   Los millennials seguirán aparentando tener una vida de lujos donde la playa broncea sus pieles y el alcohol recorre su torrente sanguíneo hasta que despierten después de la resaca para darse cuenta que no tienen empleo y el finiquito no será suficiente para cerrar el mes.

Te puede interesar

Columnistas

Columnistas

Advertisement