Síguenos

¿Qué estás buscando?

Llevan unos 15 días viviendo en refugios de cartón y láminas.

Balancán

Aguantan en Multé, frío, lluvias y mosquitos

La creciente del río Usumacinta los obligó a salir de sus casas; pasan penurias a orillas de la carretera a Balancán.

LOS RÍOS. Los niños ayudan a cui­dar los animales de traspatio mien­tras que lo más grandes se distri­buyen entre lavar la ropa y hacer la comida. Los varones más jóvenes buscan leña o están al pendiente de que llegue la lancha que lleva agua purificada o el gas.

Así llevan una semana, cuando es de día, pero cuando cae la noche “es otro cantar”, pues tienen que enfrentar el frío y la nube de mos­quitos.

Unos cincuenta pobladores del poblado Multé, Balancán, la pasan mucho peor que sus paisanos en el mismo poblado.

Las primeras calles, cercanas al río tienen la fortuna de que el agua sólo subió entre 20 y 30 centímetros; pero las últimas, en el fondo de la comunidad, al­gunas casi desaparecen. Son dos veces en los últimos 50 años que ocurre lo mismo y tal vez volverá a ocurrir en una década más.

SUSTAZO POR FRENTE FRÍO 17

Desde ese sábado pasado el río fue descendiendo, aunque las lluvias del Frente frío 17 puso nerviosos todos los que habitan­tes de la región de Los Ríos, más a quienes, con camastros debajo de carpas improvisadas, luchan por cubrir a los más pequeños del agua y el frío que se cuela por las últimas lluvias que cayeron sobre el campamento.

LUCHA NOCTURNA

La historia se repite una vez más, algunos, que habían pasado 15 días sobre la carretera Multé- Balancán, ya sabían cómo actuar; pero los más nuevos tienen que sobrevivir al zumbido y ataque de mosquitos.

 

 

 

Con información de FREDY PAREDES/ ROGELIO CANO

Te puede interesar

Advertisement