Conecta con nosotros

Opinión

Agua de Tabasco

Publicada

en

216 Visitas

Tabasco tiene seguramente el suelo más fértil y una gran abundancia de agua dulce (alrededor de 35%) de todo el país. La naturaleza es exuberante y pródiga en alimentos para el ser humano.

Por eso es bueno revisar qué hemos hecho los tabasqueños con el manejo y uso del agua, ante la crisis mundial que vemos en la actualidad y la escasez local, como el caso de Monterrey, donde hay racionamiento del vital líquido.

Un recuento a ojo de pájaro indica que Tabasco carece de agua potable en cantidad y calidad en miles de viviendas, industrias, negocios comerciales, escuelas, hospitales y otros.

Es muy pequeña la superficie en la agricultura y ganadería que tiene sistemas de riego, lo cual impide un crecimiento en la producción agropecuaria y de comida. Y ya se volvió crónico el daño por las inundaciones recurrentes que afectan vidas humanas, los cultivos, la ganadería y el patrimonio de casas con sus enseres electrodomésticos y de todo tipo, ante la falta de desazolve de ríos, lagunas, arroyos y cuerpos de agua que cada día son rellenados por la ambición humana y la negligencia y complicidad gubernamental.

Espero no sea tarde para la humanidad, pero ya llegó la hora de valorar en toda su dimensión qué significa el agua para su existencia. Claro es que podemos vivir sin un barril de petróleo pero no sin un litro de agua. Es la disputa de la vida.

En Tabasco se le pasó la mano a Papi Dios y nos regaló agua en exceso que tenemos que cuidar para que no se contamine; evitar que se desperdicie y se salinice al llegar por nuestros ríos al mar, en el Golfo de México. Debemos administrar nuestros recursos hídricos con prudencia y visión de futuro, para que las nuevas generaciones no sufran por su falta y que el agua sirva para el bienestar y felicidad del pueblo.

Les platico que estamos trabajando en la Cámara de Diputados Federal para una nueva Ley Federal de agua que asegure su abasto suficiente y de buena calidad a la población cada día más demandante. Su aprovechamiento tiene que ser sostenible y sustentable. Hagamos conciencia y sembremos educación en nuestros niños y jóvenes utilizando el agua de manera racional e inteligente para que sirva a su desarrollo armónico, como Carlos Pellicer legó al mundo su poesía del agua.

Desde la tierra y el agua del primer Presidente de la República originario de Tabasco, Andrés Manuel López Obrador, líder nacional de la Cuarta Transformación que está tabasqueñizando a México, marquemos el camino de un eficiente y responsable manejo del agua, sobre todo la del consumo humano, la potable.

Y la otra, ¿y si vendemos agua, comenzando por Monterrey?

EDICIÓN IMPRESA

Tendencia