Síguenos

¿Qué estás buscando?

Columnistas

Adolescente y el encierro

La adolescencia es una eta­pa hermosa de la vida de to­do ser humano, sin embargo el adolescente enfrenta grandes retos a llevar a cabo, como la in­dividuación en pensamiento, la separación de los padres, la construcción de sus propios va­lores, y principios, perseguir y descubrir a su nuevo yo, lo cual lo conseguirán desde la socializa­ción y las vivencias fuera de casa. Por lo mismo el confinamiento temporal ve frenado para ellos este avance, aunque sea necesa­rio para cuidar su salud física.

Es verdad que cada adolescente reaccionará de manera diferen­te al encierro, por lo cual nues­tro deber como adultos es poder entender estas causalidades que van a ir ligadas a su comporta­miento.

Puede ser que algunos adoles­centes estén más rebeldes, más confrontativos, tratando de ir en contra de la dinámica fami­liar, de estar otra vez inmersos en el sistema familiar, en re­gresión a una etapa infantil de la cual están huyendo todo el tiempo. Demostrando con estos comportamientos pese a al con­finamiento que son libres.

La ansiedad y los miedos pueden surgir fácilmente porque hay más tiempo para parar y pen­sar, es por eso importante que si el adolescente quiere tener su espacio, no convivir tanto o per­manecer en silencio pueda ser respetado.

Hay que hacerles entender de a poco, que el encierro es exter­no, que en su mente tienen una oportunidad de crear un espacio propio, sin sentirse invadidos en donde sólo el podrá darle paso a las personas que él quiera.

La necesidad de estar conecta­dos con sus amigos, de seguir compartiendo con ellos, será fundamental para que el dis­tanciamiento social pueda ser tolerado y no genere ansiedad, desesperación, y conductas dis­ruptivas.

Por eso, hay que permitirles acorde con un tiempo estipulado por la familia, que el adolescen­te pueda tener este contacto, y que a la vista del adulto podría ser infructuoso o excesivo, pero que a ellos le ayudará a calmarse y tolerar lo que falta para retor­nar a la vida cotidiana.

Tomando todo esto en cuenta se les recomienda a los padres no engancharse con las conductas que el adolescente presente.

Te puede interesar

Advertisement