Síguenos

¿Qué estás buscando?

Columnistas

¡Adiós Donald, bienvenido Joe!

Ya hay nuevo presidente. Pero hasta anoche no había salido la orden de Palacio Nacional para reconocer a Joe Biden como el 46 presidente de Estados Unidos. ¿Qué significa? Lo hemos señalado aquí: el juego del Ejecutivo mexicano es ir con Donald Trump hasta el final, más allá de los sufragios populares y del Colegio Electoral. Es asunto de afinidad política, de conducta personal, de comportamiento igual ante el ordenamiento de los votantes y de las urnas. Pero hay noticias. Como anunciamos ayer, ya se prepara la salutación al nuevo mandatario del imperio y vendrá la promesa de coordinación, lo que usted disponga, a sus órdenes pero dígame su agenda y bla bla bla.

¿Por qué hasta este martes? se supone que hoy concluirán los trabajos del Colegio Electoral, se acabarán dudas sobre algunos votos chaqueteros de delegados de los estados y vendrá el reencauzamiento de la vida institucional y constitucional de Estados Unidos.

VÍCTIMA DIPLOMÁTICA

En la procrastinación hay una víctima: Martha Bárcena -Bárcenas en el argot tabasqueño-, embajadora en Washington desde comienzos del sexenio. Ella, quien fue factor de la relación personal entre dos presidentes cuyo encuentro en la Casa Blanca sorprendió por los halagos mutuos y reconocimientos contra la realidad. Pero no era una diplomática cómoda.

El canciller Marcelo Ebrard no soportó una designación directa por su cercanía familiar -es esposa del embajador en retiro Agustín Gutiérrez Canet, tío de la esposa presidencialy no fue un trabajo fácil. Además, en la actual coyuntura estadunidense ella estuvo por el reconocimiento del demócrata Joe Biden y no se le concedió. En tales circunstancias, Martha Bárcena optó por la discreción y, como fue la condición de su nombramiento, trataba directamente con el presidente. Ojo: sin pasar por la cancillería, donde en teoría despacha su jefe institucional Marcelo Ebrard. Con la confirmación del triunfo de Biden, al cual ella vio venir y quiso actuar en consecuencia, se enfrenta a un futuro incierto. ¿Intentar resarcir los desaguisados cometidos con Trump? Para eso debe estar otro.

Te puede interesar

Columnistas

Columnistas

Columnistas

Columnistas

Advertisement