Conecta con nosotros

Like

Acusan al director de ‘No Time To Die’ de conducta inapropiada

El director de la última película de James Bond, Cary Fukunaga, ha sido acusado de utilizar su poder en la industria para influenciar a jóvenes actrices y acercarse a ellas con propósitos sexuales

Publicada

en

324 Visitas

El director de cine, Cary Fukunaga, ha sido acusado de utilizar su poder dentro de los sets de grabación, así como su renombre dentro de la industria cinematográfica, para influenciar a jóvenes actrices y acercarse a ellas con propósitos sexuales, reveló en un artículo la revista Rolling Stone.

De acuerdo al medio estadounidense, el director de la última película de James Bond, ‘Sin tiempo para morir’, describe mediante testimonios lo que sería el ‘modus operandi’ de Fukunaga, señalado por buscar actrices jóvenes en el set, prestarles especial atención y acercarse a ellas dándoles a entender que el sostener una relación con él podría impulsar sus carreras profesionales, acusaciones que han sido negadas por su abogado.

Según relataron fuentes anónimas que trabajaron en la producción de la miniserie ‘Masters of the Air’, sobre la Segunda Guerra Mundial, las primeras alarmas sobre el comportamiento del cineasta se encendieron cuando, tras concluir una escena y con el pretexto de necesitar instantáneas por motivos de continuidad, fotografió a dos jóvenes extras ataviadas de prostitutas y posando de manera sugerente, una de las cuales acababa de cumplir 18 años.

“Se pasó de la raya, es un absoluto y claro abuso de poder”, comentó uno de los testigos sobre lo ocurrido.

Ante estos señalamientos, el abogado del director, Michael Plonsker, aseguró que este “toma fotos de actores -hombres y mujeres, jóvenes y mayores- en sus sets todo el tiempo”. Así, reconoció que su cliente retrató a las actrices, pero señaló que “insinuar algo impropio al hacerlo es falso y difamatorio”.

Un testimonió que ha resaltado es el de la actriz Rachelle Vinberg, quien a principios de mayo comentó a través de sus redes sociales que fue diagnosticada con trastorno de estrés postraumático debido a su relación con Fukunaga, al que conoció un día después de cumplir 18 años, durante el rodaje de un comercial.

“Pasé años teniendo miedo de él. Es un ‘groomer’ (nombre que se le da a quien se gana la confianza de una menor con objetivos sexuales) y ha estado haciendo esto durante años. Cuidado, mujeres”, escribió.

Ante las acusaciones hechas por actrices y testigos, el abogado del director aseguró en un comunicado que “no hay nada salaz en perseguir amistades o relaciones románticas consentidas con mujeres. Sin embargo, como eso no encaja en su narrativa, concluyen que ha hecho algo malo”.

EDICIÓN IMPRESA

Tendencia