Conecta con nosotros

Tabasco

Acueducto ‘seca’ la producción de ostión en Paraíso

El tendido de una gran tubería que transportará agua del río González a la Refinería Olmeca provoca daño a bancos naturales de ostión del río Seco; debido a obras se alejan especies.

Publicada

en

1833 Visitas

PARAÍSO, TABASCO.- La construcción del acueducto que llevará agua del río González a las torres de enfriamiento de la nueva refinería Olmeca, ha provocado daños a la actividad ostrícola y pesquera, de la que dependen cientos de familias de la ranchería El Bellote.

Para la instalación de la gran tubería, que atravesará el río Seco y la laguna Mecoacán, desde El Bellote hasta Puerto Ceiba, se emplean traxcavos y una draga que está abriendo un canal en el fondo del río Seco, para colocarla sobre planchas de concreto que ya lucen apiladas en terrenos aledaños.

ACABA CON LAS LARVAS

A decir de cooperativistas de la zona, estos trabajos no solo ahuyentan las especies pesqueras como consecuencia de la acumulación de lodo, tierra y piedras, sino también mata las larvas de ostión que ahí se reproducen en bancos naturales.

En el Bellote existen cinco cooperativas de ostricultores que emplean a unas mil 800 personas, los cuales son los afectadas de forma directa, ya que con esta situación se rompe el proceso de aprovechamiento del molusco.

De los bancos naturales, sobre los cuales se está instalando la tubería del acueducto, se saca el ostión en larva y se traslada a las granjas, donde se espera un año a que alcancen la talla adecuada para su comercialización.

PIDEN AYUDA AL GOBIERNO

Ante la afectación, los ostricultores piden al gobierno estatal y federal alternativas, pues después de que se instale el acueducto deberán esperar unos dos o tres años para que se recuperen los bancos naturales.

“A nosotros nos preocupa, porque mientras tanto de qué vamos a vivir si esta actividad es el sostén de nuestra economía y de nuestras familias”, señala Manuel Madrigal.

De padres y abuelos ostricultores, Manuel ha visto cómo al paso de los años esta actividad cada vez se vuelve más difícil por la actividad humana y la contaminación.

A lado de Segundo López Pérez, presidente de la Federación de Cooperativas Pesqueras de El Bellote, Grupo Cantón recorre la zona donde se realiza el tendido e instalación de la tubería del acueducto, a cargo de las contratistas Indisa y Proyecta.

De acuerdo con el último informe rendido por la Secretaría de Energía, el avance de los trabajos es de un 98%. Y es una de las obras complementarias, junto con la planta de cogeneración de energía y el gasoducto que transportará gas natural desde el complejo procesador Cactus en Chiapas, que elevaron el costo de inversión de la planta a 9 mil 800 millones de dólares.

El tubo está marcado con números y encima decenas de gaviotas descansan , alzan las alas y ante la presencia humana escapan.

Es parte ahora del entorno, compuesto por manglares, el río, la laguna, los restaurantes, las palmeras, la arena, el mar y las ramadas de la playa Cocalito, que de unos meses a la fecha se ha convertido en una opción de ingresos para las familias pescadoras.

Por 500 pesos, pescadores y ostricultores transportan grupos hasta este parador turístico, desde los muelles que solían utilizar para descargar el pescado que capturaban en el mar, el río y la laguna.

“Nos la tenemos que buscar, ahora estamos en veda del ostión, del camarón y no hay pesca, entonces aprovechamos a hacer estos viajes en lancha; los fines de semana mucha gente viene a la playa, que es un lugar muy bonito y apacible”, comenta Segundo López.

Sin embargo, están preocupados porque durante un mes, mientras se termina de instalar la tubería del acueducto, el río Seco quedará dividido en dos y temen no poder utilizar las lanchas para trasladar a la gente a la playa e incluso cruzar desde El Bellote al ejido Andrés García, “La Isla”.

De los bancos sobre los que se está instalando la tubería del acueducto, se saca el ostión en larva.

Se está abriendo un canal en el fondo del río Seco, para colocar la gran tubería sobre planchas de concreto.

Ostricultores piden apoyos

Esta semana, cooperativistas ostrícolas y escameros sostendrán una reunión con los representantes de las compañías constructoras para exponerle su situación y que les ofrezcan opciones, “porque si no hay pesca, no hay ostión y tampoco turismo, y nosotros de qué vamos a vivir”, señala.

Dicen no estar en contra del progreso, ni de la refinería ni de las obras complementarias que están ejecutando en la zona, pero desean que también se escuchen y atiendan las necesidades de la población.

Una opción al no poder utilizar las larvas de los bancos naturales, es que se apoye a los ostricultores con semilla madre de los laboratorios que funcionan en la villa Sánchez Magallanes, en tanto se da la recuperación natural en el río Seco.

PROPONEN ALTERNATIVA

Actualmente esta alternativa se ha empleado para repoblar las granjas de la laguna Mecoacán y ha dado resultados positivos a unas cinco cooperativas.

“Existe un gasto adicional por concepto de hilo, mano de obra, reparación y vigilancia, pero se puede seguir viviendo de la actividad”, menciona Segundo López.

Segundo López espera que las compañías constructoras escuchen sus necesidades.

EDICIÓN IMPRESA

Tendencia