Conecta con nosotros
9 vistas -

Seguridad

‘Acabaron con la vida de mi hija por unos malditos pesos’

Aurora de apenas 20 años de edad fue ultimada a balazos por un grupo de hombres armados en el Poblado C-32.

Publicada

en

HUIMANGUILLO.- “Siempre por el maldito dinero, malditos perros que vienen por unos cuantos pesos y le arrebatan la vida a la gente”, dijo Damaris Cazando, devastada y sentada a un costado del cuerpo de su hija muerta, abatida por un grupo de sicarios que le dio muerte en el Poblado C-32.

Humberto Broca, estaba acostado en la hamaca de la sala de su casa, serían minutos antes de las ocho de la noche y del exterior solo se escuchaba el estridulación de los grillos y de los zorzales, pero los estruendo de armas de fuego callaron el canto de la noche “cuatro fueron los disparos” dijo.

LA CAZARON

Sobre el césped del patio de su casa, estaba el cuerpo ensangrentado de una joven mujer, al mismo tiempo sobre la avenida principal del Poblado se retiraba un Jetta gris a toda velocidad. La víctima era la hija de su vecina, Aurora fue acribillada tiros por un grupo de sicarios.

No hizo falta que la familia fuera avisada de lo sucedido, el mismo estruendo de las balas se encargó de hacerlo. Damaris al observar el cuerpo sobre el suelo, temió la peor, días antes recibido amenazas de Antonio Caporali, mafioso que controla las actividades ilícitas en la zona, también el delegado la había amenazado.

Al acercarse, confirmó su temor. Un escalofrío corrió por Damaris, a cada paso fue perdiendo fuerzas en sus piernas, hasta caer de rodilla a un costado del cuerpo de Aurora, los llantos de la familia habían remplazado al de los grillos y los zorzales, el homicidio fue reportado a las autoridades.

SEÑALÓ A RESPONSABLES

No habrían pasado ni 20 minutos, y Damaris se reincorporó, tomó su teléfono y dejó testimonio de la desgracia que había sufrido su familia, pese a que esto también representa un alto riesgo para ella y el resto de sus hijos, pues señaló a los probables responsables.

“Hago responsable a la persona que me amenazó hace unos días, al señor Antonio Caporali, ya que él me amenazó y hoy mi hija está sin vida; también a la esposa del finado ‘Bacho’ y a su hija, ayúdenme, porque mi hija no tenía problema, todo por un maldito camino que se pudo evitar, todo por el maldito dinero”, dijo.

EDICIÓN IMPRESA

Tendencia