Conecta con nosotros
377 vistas -

Huimanguillo

Abuelito se quedó ‘pegado’ a la lavadora

El hombre de 73 años de edad, murió de una fulminante descarga en la ranchería Paredón.

Publicada

en

64 Visitas

HUIMANGUILLO, TABASCO.- Un abuelito que intentaba reparar su instalación eléctrica, al mismo tiempo que lavaba su ropa, terminó electrocutado al recibir una fulminante descarga y quedar ‘pegado’ a la línea de suministro de energía de su casa, su cuerpo fue localizado al día siguiente.

Abraham Romero Gómez, dijo ante las autoridades ser el sobrino de la persona fallecida, al cual vio por última vez el pasado miércoles por la tarde precisamente cuando jalaba la lavadora hacía la cocina, pero fue hasta el jueves por la mañana que acudió a darle los buenos días, que lo encontró tirado y sin vida.

VIVÍA SOLO

Candelario ’N’ de 73 años de edad, vivía solo en la tercera sección de la ranchería Paredón, ya que sus hijos actualmente radicaban en los Estados Unidos, el miércoles por la tarde, de acuerdo a quienes lo vieron por última vez, intentó lavar su ropa, pero el cable que alimentaba la lavadora no alcanzaba el toma corrientes, buscó una extensión e intentó hacer una instalación hechiza.

Lamentablemente el longevo hombre se encontraba parado sobre un charco de agua, estaba descalzo y no tenía guantes o aislantes cuando tomó el cable con energía, motivo por el cual recibió la descarga lo derribó, provocándose una grave lesión en la frente y quedando sobre la misma línea eléctrica.

LO HALLÓ EL SOBRINO

Fue hasta las siete y media de la mañana del jueves que Abraham al pasar por el domicilio de su tío, se acercó para darle los buenos días, observando que estaba sobre el suelo y percatándose del cable que salía debajo de él; así que corrió a cortar la corriente de la vivienda para luego dar aviso a las autoridades.

Al realizarse las diligencias para el levantamiento del cadáver, el hombre aún tenía sujeto con la mano derecha el cable que le provocó la muerte, por error había tomado la zona que no tenía aislante sufriendo así el fatal accidente.

EDICIÓN IMPRESA

Tendencia