Connect with us

Hola, que estas buscando?

Las cámaras de vigilancia pudieron captar el atraco a manos del delincuente.

Chiapas

A punta de cuchillo les bajan celulares

El hombre entró como Juan por su casa, sacó de su cintura una filosa arma punzo cortante y les arrebató a dos empleadas de boutique sus aparatos.

TUXTLA GUTIÉRREZ, Chiapas.- Enfrente de la Universidad del Sur y no tan lejos del parque central, dos jovencitas, empleadas de una tienda de ropa para dama, sufrieron el susto de su vida, la tarde del lunes 1 de febrero, a eso de las dos y 45 minutos de la tarde.

Como todos los días, las dos empleadas se habían presentado puntuales al trabajo. Después de levantar la cortina de la boutique, ubicada en la calle 4ª. Oriente, entre las avenidas 3ª. y 2ª. Sur, de la colonia San Roque, y haber puesto a la entrada una jerga para que los clientes se limpiaran los zapatos, la jornada transcurrió con normalidad.

A eso de las dos de la tarde, las jovencitas comieron sus lonches pegadas al mostrador. Al terminar se pusieron a revisar sentadas en dos banquitos sus respectivos celulares, pues toda la mañana no habían tenido oportunidad de checar sus mensajes.

Por un momento se olvidaron de las pocas ventas que había, del riesgo que corrían al salir de sus casas diariamente por necesidad y de que aún faltaban un par de horas para salir. La pantalla de sus teléfonos inteligentes iluminaba sus rostros morenitos.

CON UN CUCHILLO LAS AMAGA

El hombre viste una camisa sport color gris a rayas con un pantalón de mezclilla negro algo relavado. Sobre su cabeza trae una vieja gorra que le cubre un poco la cara, de la cual sale una barba de candado. Parece un hombre común que camina por la calle 4ª. Oriente, de la colonia San Roque.

Pero no es un hombre común, porque nadie lleva escondido entre los pantalones, a la altura de la cintura, un sobresaliente cuchillo filoso. El desconocido mira al frente y corrobora que la calle está desierta. Gira su humanidad hacia la boutique.

De cuatro pasos y con el cuchillo desenfundado alcanza el mostrador del negocio. La primera empleada está viendo su celular pero percibe una sombra avanzando sobre ella, levanta pasivamente la cara porque no ha visto el arma punzocortante.

Apenas la ve salta del banco y su cuerpo se echa hacia atrás, sorprendida de ver al desconocido con barba de candado blandiendo el cuchillo. El atacante se lleva la mano a los labios y hace con el dedo anular la señal de que guarden silencio.

QUEDA TODO GRABADO

El atacante le quita primero el celular a una, y luego se inclina un poco para quitárselo a la otra. El segundo dispositivo cae al suelo y el hombre lo recoge rápido y envalentonado mira a una y otra empleada que permanecen asustadas.

Antes de salir de la boutique se enfunda el cuchillo de nuevo entre sus ropas y camina hacia la salida. Se voltea y con el índice nuevamente las amenaza de que si van de «chivas» vendrá por ellas, al fin que «aquí trabajan».

La segunda chica detiene a la primera para que no vaya detrás del asaltante. En menos de 24 segundos han vivido la peor experiencia de su vida. Ya saben lo que es vivir en la capital del estado. Se abrazan. Es lo último que capta la cámara de vigilancia instalada en el local.

 

Te puede interesar

Advertisement