Grupo Canton
Al momento
Director Miguel Cantón Zetina
El irlandés se ha convertido en un ícono del rock

 60 años haciéndonos sentir vértigo

EL VOCALISTA DE LA LEGENDARIA BANDA IRLANDESA U2 LLEGA HOY A LAS 6 DECADAS DE VIDA, LAS CUALES CELEBRARÁ AISLADO.

No es, seguramente, el cumplea­ños que habría imaginado el líder de U2, cuya figura despierta admi­ración y antipatía entre sus compa­triotas, pues lo mismo celebran su indiscutible talento como critican su ego supuestamente desmedido y sus contradicciones.

Seguramente hubiese deseado una gran fiesta como la que le or­ganizaron hace dos años a su ami­go Shane McGowan, cantante de The Pogues, por su 60 aniversario, con un concierto entre colegas en el que Bono compartió esce­nario con Johhny Deep, The Corrs o Nick Cave.

No obstante, si sigue las restricciones impues­tas por el COVID-19, deberá soplar las ve­las en su mansión de Killiney, una de las zonas residencia­les más exclusivas del sur de la capi­tal irlandesa, don­de tiene de vecinos a otras estrellas como Van Morrison, Enya o The Edge, guitarrista y compositor de U2.

Lejos queda Finglas, el barrio obrero del nor­te de Dublín en el que creció Paul Hewson (Bono), casado con Ali y padre de cuatro hijos.

Hace tiempo que Bono ya no tiene acento del norte de Dublín y aunque el estilo de U2 tampoco es el “soul”, muchas de las letras de sus canciones, casi to­das salidas de la mano de Bono, contienen un alto grado de espiri­tualidad y religiosidad.

Sus críticos le reprochan que traslade ese mismo aire de predi­cador a sus apariciones públicas, ya sea en entrevistas, pronuncian­do un discurso en la ONU sobre la erradicación de la pobreza en Áfri­ca o lanzando una compañía de comercio justo.

En general, las ONGs celebran que, gracias a su fama, Bono ha­ya hablado sobre asuntos sociales con destacados líderes mundia­les, algunos tan impopulares co­mo George W. Bush, pero también sospechan que son los políticos los que más aprovechan esos encuen­tros para lavar su imagen posando junto a una es­trella del rock compro­metida.