Connect with us

Hola, que estas buscando?

agosto 5, 2021

Columnistas

500 años (Primera parte)

Naturalmente, el Emperador Moctezuma (Xocoyotzin, el joven. El otro fue Moctezuma Ilhuicamina, el viejo) sí sabía de las incursiones que extraños hombres estaban realizando al territorio de lo que ahora es México. En 1511 hubo un naufragio frente a las costas de Yucatán de un barco de donde saltaron los célebres Gonzalo Guerrero y Jerónimo de Aguilar, los cuales lograron alcanzar una isla donde se refugiaron con los nativos de ese lugar.

En 1517 incursionó a estas tierras no vírgenes, Francisco Hernández de Córdova, que venía enviado por Diego Velázquez de Cuellar, a la sazón Gobernador de Cuba, antigua Isla de Juana.

En 1518, apareció con sus naves Juan de Grijalva, quien pasó por Cozumel, alcanzó San Francisco de Campeche, atravesó por Tabasco y llegó hasta Veracruz.

Así que, si sabía el entonces Emperador Motecuhzoma de lo que estaba sucediendo. Ya cuando en 1519 (febrero) llegó Hernán Cortes Pizarro con sus seiscientos apestosos a ajo, con sus arcabuces y ballestas, sus caballos y sus perros jadeantes, toda la información ya la tenían en la capital.

Si hubiera actuado como los rusos cuando la invasión napoleónica, hubiera tenido tiempo para incendiar la ciudad, custodiar el Tesoro Real y partir hacia el norte con todos sus acompañantes.

Así Cortés hubiera encontrado solo ruinas a su llegada. Pero, además, sepan todos ustedes, que existieron suficientes señales previas a la llegada del invasor, que debieron poner en alerta al jefe de todos los mexicas.

POR EJEMPLO: 1.- Diez años antes de la llegada de los castellanos todos pudieron ver un gran cometa en el cielo, muy resplandeciente. Se cuenta que, durante un año se mantuvo todas las noches sobre la gran ciudad. Y la gente se asustaba y pensaban que algo malo acontecería.

tabascohoy.com

Te puede interesar

Advertisement