Grupo Canton
Al momento
Director Miguel Cantón Zetina
Lo mejor para poder programarte en cuanto a esta premisa es un calendario de pago, que contemple tus ingresos fijos y los gastos debes de realizar de manera forzosa, para la despensa, gastos médicos, escolares, etc.

4 puntos que debes tomar en cuenta antes de pedir un préstamo

Nadie está exento de vivir momentos complicados, y claro que hay situaciones en las que podemos vernos apretados de diversas maneras, sin embargo, es más difícil cuando la situación que vivimos afecta nuestros bolsillos.

4 puntos que debes tomar en cuenta antes de pedir un préstamo.

Nadie está exento de vivir momentos complicados, y claro que hay situaciones en las que podemos vernos apretados de diversas maneras, sin embargo, es más difícil cuando la situación que vivimos afecta nuestros bolsillos, de ahí que muchas personas han pensado en pedir un préstamo.

Si bien es cierto hay quienes pueden pedir préstamos rápidos y salir de sus apuros sin mayor problema, hay quienes pueden verse comprometidos durante un lapso prolongado de tiempo, y esto puede afectarlos tanto económica como anímicamente. Es por ello por lo que el siguiente artículo te daremos unos cuantos consejos antes de que pidas dinero prestado.

 

Piensa realmente cuánto es lo que necesitas.

Uno de los errores más comunes que se comete cuando se pide un préstamo, es pensar que, además del efectivo que necesitamos, deberíamos tener un colchón que nos permita soportar cualquier contratiempo que se presente.

Sin embargo, no nos ponemos a pensar que de la deuda inicial que teníamos, ahora deberemos de pagar más, esto sin contar con los intereses.

Es por ello por lo que, en primera instancia, debes de plantearte realmente cuánto es lo que en verdad necesitas para salir de tu apuro, y siendo francos, es mejor apartarse el cinturón durante unas cuantas semanas a endeudarse hasta el cuello.

 

Haz bien las cuentas para pagar a tiempo.

Sin duda, no hay mejor deuda que la que se puede pagar a tiempo, y así lo sabrán afirmar aquellas personas que han tenido una mala experiencia por no poder liquidar su compromiso en el plazo que se había fijado. Lo ideal es que tengas muy presente cuánto es lo que debes y cuándo volverás a tener la suficiente solvencia económica para que liquidar esa deuda.

También es importante tomar en cuenta la regla de oro, que especifica que es mejor devolver todo el dinero que te fue prestado en el menor tiempo posible, ya que, si alargas el período de devolución, puede que los intereses te salgan más caros que la propia deuda.

Lo mejor para poder programarte en cuanto a esta premisa es un calendario de pago, que contemple tus ingresos fijos y los gastos debes de realizar de manera forzosa, para la despensa, gastos médicos, escolares, etc.

 

Prioriza los casos en los que pedirás un préstamo.

Antes de que pidas ese dinero prestado, hazte la siguiente pregunta ¿Para qué lo quieres? Si es para satisfacer algún capricho o para algo que realmente no necesites, lo más recomendable es que ahorres durante un tiempo y no quemes ese cartucho.

Si vas a pedir un préstamo, que sea para algo realmente importante o para una emergencia en la que te urja ese dinero, ya que de esa manera podrás tener la certeza de que el pagar los intereses tiene una razón de ser, y no habrá sido sólo por un acto impulsivo.

 

Compara todas tus opciones.

Como última recomendación, nunca dejes de comparar todas las opciones que tengas, pues siempre habrá una que se adecue mucho mejor que las otras tanto a tus necesidades como a tu situación financiera.

Posiblemente habrá algunas que te ofrezcan una tasa muy baja de interés, pero te pidan bastantes requisitos, u otras que te pidan menos requerimientos pero con un mayor interés, todo dependerá de lo que más te convenga.

 

Estos son algunos puntos que debes tomar en cuenta antes de pedir un préstamo bancario, así que considéralos muy bien.