web analytics
Grupo Canton
Al momento
Director Miguel Cantón Zetina
(Foto: Especial)

4 consejos para mejorar los hábitos alimenticios

Pueden contribuir a modificar el estado de salud de las personas.

CIUDAD DE MÉXICO.- Cuando se trata de comer, todos tenemos hábitos muy arraigados. Algunos son buenos y otros no tan buenos. Pese a que muchas de estas costumbres los adquirimos desde la niñez, no significa que sea demasiado tarde para cambiarlos.

Los cambios repentinos y radicales en los hábitos de alimentación, pueden llevar a una pérdida de peso a corto plazo. Pero estos cambios exagerados no son saludables ni buenos y no ayudarán en la larga.

Tener buenos hábitos no sólo significa llevar una dieta balanceada. Lo importante es que estés consciente que mediante unas buenas prácticas de nutrición, todos los órganos de nuestro cuerpo funcionan eficientemente, tenemos más energía a lo largo del día; físicamente nos vemos mejor, podemos prevenir y evitar un sinnúmero de enfermedades.

Además de incluir alimentos de los 4 grupos: cereales y tubérculos, frutas y verduras, productos de origen animal, grasas y azúcares, es muy importante grabar en nuestra mente otros buenos hábitos que nos proporcionarán diversos beneficios.

 

DESAYUNA

Aunque no tengas apetito en la mañana, haz el esfuerzo de desayunar y no empezar el día con el estómago vacío, romper el ayuno repercute favorablemente en tus hábitos alimentarios a lo largo del día.

 

REDUCE LA SAL

Demasiada sal puede aumentar la presión arterial, que es un factor de riesgo importante para las enfermedades cardíacas y los accidentes cerebrovasculares. Los alimentos procesados suelen contener cantidades altas de sal.

 

COME DESPACIO

Es muy común que al comer rápidamente, se mastique mal, esto nos impide disfrutar del sabor de la comida y lo que es peor, nos genera una serie de problemas en el aparato digestivo.

 

LIMITA EL AZÚCAR

Demasiada azúcar no solo es malo para nuestros dientes, sino que aumenta el riesgo de aumento de peso poco saludable y la obesidad, lo que puede llevar a problemas de salud crónicos y graves.