Conecta con nosotros
13 vistas -

Opinión

2015, desalojo de Arturo Núñez

Publicada

en

Más allá de lo legítimo de su demanda, los maestros que hace unos días bloquearon la avenida 27 de febrero en la capital tabasqueña, lo hicieron con toda alevosía. Sabían perfectamente el caos que causarían, nada les importó transgredir el derecho de terceros (cientos de miles) a circular libremente por las vialidades de esa zona.

¿Qué se les adeuda un retroactivo?, por supuesto debe pagárseles, pero también se sabe, de acuerdo a la información difundida por Juan Carlos Castillejos, vocero del Gobierno de Tabasco, existe un acuerdo con el sindicato donde se precisa el pago a finales de julio.

Es decir, la autoridad reconoce el adeudo y nadie pide ni espera se extienda el plazo comprometido, sin embargo, cerrar esa vía primaria de comunicación fue un ataque directo contra miles de ciudadanos quienes ya enfrentan un diario caos vial en el área por trabajos en calles del centro, que deben acudir al trabajo del cual subsisten pues, a diferencia de los manifestantes, de no llegar por el bloqueo, les descontarían un día de pago.

Bien pudieron esperar agotar el plazo, pero en esas circunstancias de caos vehicular y altas temperaturas de ese día, sin mostrar un mínimo de solidaridad ni empatía hacía la ciudadanía, impidieron la circulación. Después vino la liberación de las vías de comunicación bloqueadas, ¿qué se usó la fuerza pública?, así es; ¿que hubo golpes o lesionadas?, tal vez, por eso se llama uso legítimo de la fuerza, es legal y debe aplicarse en casos como estos donde el reclamo no es que se privatiza la educación y se despide a miles de profesores, sino un hecho de impaciencia.

Como colofón, una diputada local y otros opositores censuraron el “desalojo” llamando represor al gobierno local, sin recordar que, siendo parte de la administración de Arturo Núñez, callaron el desalojo violento en marzo de 2015, de un grupo de mujeres de Macuspana quienes protestaban en el Centro Administrativo en Tabasco 2000, se les pregunta, ¿por qué aquello no fue represión y esto sí?…

EDICIÓN IMPRESA

Tendencia