SOBRE LA LINEA DE JUEGO

Arbitraje de lujo


Arturo Vazquez

› El domingo pasado, en el Clásico Nacional entre las Águilas y Chivas tapatías, se vio un arbitraje de nivel mundialista a cargo de César Arturo Ramos Palazuelos, lástima que su trabajo fue empañado por una mala decisión de su asistente, ya que el gol de los rojiblancos venía precedido de un claro fuera de juego, pero de eso nada de culpa tienen los visitantes y en una buena jugada de Van Rankin anota Alan Pulido, el chaval lateral de las aves Jorge Sánchez ni se dio cuenta por dónde pasó su rival; pero volviendo al tema del arbitraje, el juez principal tuvo buenas apreciaciones como por ejemplo: sanciona un flagrante penal cometido por el cancerbero tapatío Raúl Gudiño que ya en la última jugada realiza un atajadón al colombiano Matheus Uribe; utilizó la tarjeta amarilla con eso de que se eliminó el triple castigo, muy bien en conocimiento de la regla.

Carpetazo al asunto

› En las redes sociales hubo mucha controversia sobre la actuación del colegiado mexicano, que sino era penal, que si era roja o en su defecto la anotación de las cabras la jugada venía de un flagrante fuera de juego, he aquí el problema o desconocimiento de la regla que es la que en realidad manda, y los árbitros están sujetos a ella y los jugadores sólo tienen que acatar las decisiones de los jueces, sólo que se pongan a jugar y dejen trabajar, atrasito de la raya señores.

Se viene mucho trabajo

› Arturo Brizio tiene un paquetazo con el cambio generacional, le tocó bailar con la más fea y no hay de otra que entrarle al toro; tiene que tomar decisiones difíciles, se va Camargo un buen asistente, Roberto García Orozco como que está recuperando su nivel poco a poco, sólo es cuestión en trabajar en lo emocional, está próximo el retiro de Delgadillo, que por cierto si me preguntan dónde anda les diré que "no lo sé" o Alfredo Peñaloza, dos silbantes con mucha experiencia, pero que al parecer han perdido la brújula y pues así no hay garantía de buenos trabajos arbitrales...