DE FRENTE Y DE PERFIL

Paja en ojo ajeno


Ramón Zurita Sahagún

El lenguaje político es fuerte y lleno de improperios, sin importar quién lo emita, sea hombre o mujer, no hay muchas variantes cuando surgen las diferencias y el debate sube de tono. Los políticos son dados a ver la paja en ojo ajeno, cuando tienen la viga en el propio, como da cuenta el debate subido de tono en que se encuentran enfrascados la presidenta nacional de MORENA y el gobernador electo de Morelos, Cuauhtémoc Blanco.

El vocabulario de Yeidckol es sumamente duro, acusando, sin bases, al que fuese su candidato el pasado primero de julio, al que increpa como mecenas de dos diputados locales que saltaron del grupo PT-MORENA hacia el PES, el principal partido de apoyo de Blanco. Los señalamientos de la dirigente de MORENA establecen que el futuro gobernador sobornó a los dos legisladores, a los que atrajo a su proyecto para que el PES cuente con mayoría en el Congreso de Morelos.

Lo menos que les dice a Cuauhtémoc y sus aliados es que no saben nada de política. Yeidckol olvida que una situación todavía mayor sucedió hace unos cuantos días con el partido que preside y su bancada en el Congreso de la Unión, cuando cinco diputados federales abandonaron al Partido Verde y se sumaron al grupo de MORENA, para lograr la mayoría que requiere el partido dominante.

Siendo cinco y no dos los implicados en el cambio de bancada, no se escucharon las vociferaciones de la dirigente de MORENA, la que resiente el que se les vaya de las manos uno de los cinco gobiernos ganados en las urnas el pasado primero de julio. Es cierto que Cuauhtémoc era candidatos del PES y MORENA se sumó junto con el PT para formar la alianza ganadora, pero ya lo sentían como suyo y el enojo crece también porque el futuro gobernador no quiere incluir en su gabinete a miembros de MORENA.