ANALISTA ECONÓMICO

La riqueza aflora en Paraíso


Fredy García

MUCHO MOVIMIENTO EN TORNO AL NUEVO BOOM PETROLERO.

Sin duda alguna, el municipio de Paraíso, como su nombre lo dice, lo es verdaderamente, pero sobre todo para la burocracia política en turno que ha venido dilapidando el presupuesto, ostentando así el poder que delegó el pueblo a su alcalde, tal y como lo demostró al autoasignarse un sueldo de $ 300 mil pesos mensuales, cantidad por arriba de lo que gana el Gobernador, e incluso lo que gana el Presidente de la República. Todo es un paraíso para él, y desde luego, en complicidad con los regidores y hasta los extrabajadores que fueron despedidos hace 15 años, le chuparán al presupuesto de 2019 la nada despreciable cantidad de 95 millones en su conjunto, dine- ro de los contribuyentes que a duras penas logran cumplir con sus impuestos.

El presupuesto del municipio es de 405 millones, y aún así no alcanza. Y qué decir del abogado que lleva el caso, no le bastó sacar su comisión del 30% y volverse millonario, ahora pretende llevar a la corte a extrabajadores de los municipios de la zona de Los Ríos. ¡Vaya que sí hay dinero en Tabasco! Dinero nuestro, que se podría ahorrar si contáramos con alcaldes verdaderamente comprometidos y honestos.

LAS INVERSIONES QUE ESTÁN POR LLEGAR

Grandes empresas desfilan por el parque industrial "Dos Bocas": Oceanografía, Driling, Schlumberger, Suministros del Golfo, entre otros; la idea es reactivar las operaciones del sector energético, y en específico la industria petroquímica. Los sindicatos de obreros, aún con personal que no está del todo preparado, también se están movilizando, y de ellos unos 700 trabajadores ya fueron canalizados para contratación en la compañía Techint.

Para la mano de obra no calificada, los sindicatos se están uniendo para no dejar fuera a ninguno de sus 7 mil miembros, pues esperan con ansias se aterrice el proyecto de la Refinería y la llegada de la Sener al municipio. Todo ésto por iniciativa de los sindicatos, pues el Ayuntamiento brilla por su ausencia, no hubo capacitación ni inducción, y los habitantes se preguntan: ¿Dónde andará el Dr. Barradas?