Sanidad Espiritual

Viernes de Venus


El amor es la palabra más pura que existe en el planeta y acompañado de pasión, compresión, admiración y respeto seguro estarás frente a la persona indicada; el cuidarlo y protegerlo será tu mejor estrategia para conservarlo e incluso aumentarlo, sobre todo aprovechando las diferentes energías cósmicas para trabajar a tu favor. 
 
La Luna en este Día de Venus nos iluminará con una visibilidad del 38% de visibilidad presentándose en nuestro bello cielo como una luna que decrece, que noche tras noche va apagando su luz; momento para cerrar, liberarse de malas rachas, terminar todo lo que se tiene pendiente, depurar y sobre todo protegerse, aún más en el aspecto amoroso, ya que a medida que la luna mengua, las situaciones amorosas recientes corren el peligro, por lo que protegerlas es lo mejor.
 
RITUAL DE LA SUERTE
* Tres astillas de canela.
* Tres hojas de albahaca fresca.
* Una vela blanca.
* Una foto donde estés con tu pareja.
* Un frasco con tapa.
* Papel aluminio.
* Aceite de gardenia.
* Cinta adhesiva.
 
PROCEDIMIENTO:
› Para iniciar toma la vela blanca y sosteniéndola con ambas manos, visualiza como tu espacio se llena de luz, enciéndala y ponla frente a ti. Ahora toma una hojita de albahaca y ponla en el frasco, pon también la foto. Toma las astillas de canela y quiébralas un poco y deposítalas también en el frasco, ahora toma el aceite de gardenia y llena el frasco hasta la mitad y pon otra hoja de albahaca, llena el resto de frasco con agua y al final la otra hojita de albahaca, pon el frasco frente a la vela y repite: “Que las fuerzas guardianas y protectoras del Universo acudan en mi ayuda y que con su fuerza y poder protejan esta relación entre .... Que nuestro amor y nuestra unión sean sólidos y que nada ni nadie puedan o quieran interferir en nuestra felicidad.
 
Amén. Culmina con canela toma el frasco y tápalo, ahora envuélvelo con el papel aluminio y por último con la cinta adhesiva déjalo a la luz de la vela hasta que se consuma, una vez apagada toma el frasco y guárdalo en un rinconcito del congelador.