VECTOR X

Tabasco bajo fuego


Luis Antonio Vidal

A un mes de iniciadas las campañas locales, el saldo es nada alentador para la gobernabilidad: un comunicador acribillado y el hijo de un regidor cardenense muerto en un atentado.

El ambiente electoral, entonces, se tiñe de sangre. No es ajena la época de proselitismo a los días negros de inseguridad en Tabasco y en todo el país. La violencia no da tregua.

La muerte del hijo de Eduardo Fuentes, regidor suplente en el ayuntamiento de Cárdenas, empañó la campaña en la región Chontalpa. Especulaciones de todo calibre brotaron por los medios de comunicación y las redes sociales se inundaron de su manjar favorito: la intriga, la falsedad y la calumnia.

Otro caso. Antier se conoció la noticia del crimen artero contra el comunicador Juan Carlos Huerta. De inmediato, las instancias de procuración de justicia activaron todos los mecanismos pertinentes para estos casos: la actuación de la Fiscalía para la Atención de los Delitos contra la Libertad de Expresión de la PGR y se puso en marcha el Mecanismo Nacional de Protección a Periodistas.

Quizá el enjambre institucional sirva para hacer justicia, pero no para devolver la vida al comunicador caído ni mitigar el dolor de la familia.

¿Se vale aplaudir la actitud reactiva de las autoridades o hay que restregarles en el rostro su falta de capacidad de prevención?

El gobierno no garantiza la vida ni la tranquilidad de nadie, menos de los periodistas. Así ha sido de un tiempo a la fecha.

Millones se invierten en seguridad sin resultado alguno. Ha fracasado cualquier gobierno, en el color que a usted le guste, rojo, amarillo, azul, verde o vino morenista. Todos cojean del mismo pie.

La sociedad pone los muertos y los gobiernos siguen con sus experimentos.

 

La Morralla

Gaudiano enfrenta a miembros del gabinete como Ángel Solís *** ¿Será verdad que el secretario de Salud, Rommel Cerna, batea contra el gober? *** Santos del Campo anda muy activo en Morena. El ex secretario particular del químico busca otro huesote *** Hasta mañana.