Desde el averno

San Luis Miguel


Daniel Bisogno

¡No mamen!

› ¡No mamen! Y perdonen que empiece así, Desde el averno, pero es que la verdad sí da coraje, seguramente ustedes, al igual que muchos, están siguiendo la serie sobre la vida de Luis Miguel, y se han pasado a indignar, como yo también lo hice en un principio, por el trato que la vida le ha dado fuera del terreno profesional a El Sol. Primero siendo explotado desde niño por el padre, al que han pintado en esta serie (aprobada en su totalidad por Luis Miguel), como el verdadero diablo sin calzones, quien además de explotarlo desde chamaco y clavarse todo el billete que ganaba, prácticamente lo ponen como un verdadero Satanás que ofrecía a su mujer y la obligaba a prostituirse con algunos funcionarios públicos, para ser concretos, con Arturo El Negro Durazo, a cambio de dinero y cocaína.

 

De buscona y golfilla no la han bajado

› A la madre la pintan amorosa, pero al final, aceptaba echarse al político, se aguantaba los madrazos, aceptaba que explotaran vilmente a su hijo y hasta termina siendo una madre abandonadora de la que no se supo más, un día se fue para Europa, según esto y nunca más se volvió a saber nada de ella, una de las hipótesis, es que el malnacido del padre la mandó desaparecer. Luego aparece en la serie más gente que de alguna manera sigue explotando a Luis Miguel, entre ellos hasta Raúl Velasco, luego aparecen los amigos, que le resultaron unos verdaderos bocones traicioneros, pues ponen a Roberto Palazuelos como rajón, es decir, sus amigos también abusaron de él, luego aparecen las mujeres, así va hasta ahora la serie, la Mariana Yazbek parecía que iba a ser una lindura, pero dijo mi mamá que siempre no y terminó por ponerle el cuerno al pobrecito de Luis Miguel con González Iñárritu, luego aparece Stephanie Salas, que de buscona y golfilla no la han bajado, pues prácticamente ella fue la que se le estuvo ofreciendo a Micky, hasta quesque la pasó a preñar, todo esto que les digo es como aparece en la serie.

 

No ha parado de victimizarse

› ¿No les brinca nada? ¿No les parece que ya la serie es una justificación para muchas cosas en la vida del cantante? A chile pelón, a mi me parece que Luis Miguel vive en un mundo distinto al real, no ha parado de victimizarse durante toda la serie, es decir, todos están mal menos él, todos son ojaldras, golfas, traicioneros, y todos han abusado de él, me recuerda a José José, que todo el mundo, según él, se lo ha pasado a fregar y por eso chupaba, pobre Príncipe, es el mismo caso con Luis Miguel, donde piensa que él ha sido víctima del mundo y nos quiere convencer de eso, o sea, que el que haya sido totalmente distante de su público a lo largo de todos estos años ha sido culpa nuestra, a él solo lo han lastimado, según él, y el abandonar a sus amigos, el haberle roto el corazón a cuanta mujer ha pasado por su vida, el haberse estancado artísticamente desde hace muchísimos años, insultando a su público con un show verdaderamente pobre con seis músicos, y a veces hasta coros grabados, el faltarle al respeto a su público al no llegar a conciertos o abandonarlos a la primera canción, ¿es culpa de alguien más y no de él?

 

Luis Miguel es un abandonador

› El haberse transado a El Potrillo, con varios millones de dólares, seguramente será culpa de Alejandro, el tener abandonados a sus dos hijos sin verlos jamás y sin pasarles increíblemente el dinero para su manutención, seguramente será culpa de los niños o de Aracely Arambula, que los ha tenido que sacar adelante con sus propios medios. No señores, aquí hay algo que no cuadra, Luis Miguel, según la psicología moderna, podría ser un abandonador (término médico), que ha abandonado siempre todo, a sus mujeres, a su familia, a su público y a sus hijos. ¡Que no nos engañen! He dicho.