DIRECTOR DE FINANZAS

Incertidumbre financiera 2018


Fredy García García

James Rogers, fundador del Fondo de Inversión más exitoso en EU, advirtió desde hace años que la gran crisis financiera estaba por iniciar. Sucede que además de la globalización económica se puede agregar otro factor a esta crisis: la 4ª. Revolución industrial y tecnológica que desplaza cada día la mano de obra. Con la llegada a Tabasco de las empresas extranjeras para la exploración de pozos petroleros, trajeron consigo tecnologías que desplazan a los obreros que no están capacitados, por más universidades tecnológicas que hay alrededor.
La crisis económica y financiera se vive en todo momento aquí en nuestro estado, con la salida de Pemex y sus empresas contratistas, los negocios de servicios empezaron a bajar sus cortinas, poco después los de construcción y así como las piezas de dominó otros sectores productivos se fueron cayendo. El golpe a la educación la más grave, la Universidad Juárez la ha resentido con las dos manifestaciones de sus maestros por los atrasos en el pago de aguinaldos y de sueldos, lo mismo pasó con los CBTIS, COBATAB y otras instituciones educativas. El tardío envío de recursos por parte de la Federación ha sido la causa, pues ésta no logra recaudar lo suficiente para cumplir, ya que el precio del barril del petróleo no se recupera, sigue estancado.
Sin embargo, existe otro factor que golpeará las finanzas del Estado en el año 2019, y es que el gobierno que llegue se encontrará con la baja participación empresarial derivada de la incertidumbre de las elecciones de 2018, donde ni gobierno ni Iniciativa Privada le apostaran a la inversión por miedo a la transición y los cambios de políticas económicas del nuevo gobierno. Algo se tiene que hacer desde ahora, no se deben aceptar promesas.
A nivel nacional , la economía se contrae; existen 3 razones fundamentales: Menor demanda de productos en Estados Unidos fabricados en México, menor gasto del Gobierno Federal y una Política Monetaria más austera. En lo que respecta a la región del sureste del país, si le sumamos el recorte presupuestal de más de 724,000 MDP entre PEMEX y CFE, el resultado sigue siendo la pérdida de empleos de miles de trabajadores más.