Transformando vidas a través del bienestar

Ser feliz es transformarte


La trasformación necesariamente tiene que ver con el cambio. Es decir si tu deseas transformarte es porque deseas dejar atrás cosas no agradables para ir hacia el disfrute de algo más agradable y placentero de lo que tienes ahora. Creo que de alguna manera el 99% ciento de la gente deseamos ir a lo más agradable y lo más placentero y a lo que nos dé mayor bienestar. Entonces ¿qué es lo que impide que todos lleguemos allá? Los estudiosos del cambio sabemos que se da en etapas.  Lo primero es considerar en qué etapa de disposición al cambio te encuentras. Todos pasamos por un proceso en la transformación, inicias quizá pensando que quieres estar mejor, quieres deshacerte de eso que te pesa, pero probablemente dices, bueno nadie es perfecto, la vida en este mundo tiene una dosis de sufrimiento y así nos tocó y ni modo, no todo es miel sobre hojuelas y te cierras a tus posibilidades de cambio. Esta es una fase más común de lo que nos imaginamos, se llama tolerancia, te dices el sufrimiento es normal, todos lo hemos experimentando. La clave es que logres superar esta etapa y sigas adelante para entrar a una espiral interesante de transformación en la que puedes ver las posibilidades que existen para ti: miras, te imaginas, intuyes nuevos caminos, no sabes cómo llegar a ellos pero ya empiezas a sentirlos y percibirlos, se llama pre contemplación. Finalmente empiezas a buscar y a explorar nuevas cosas, nuevos aprendizajes para vivir mejor y así empiezas a sensibilizarte y sin darte cuenta ya estas participando y creando por ti misma, por ti mismo tu transformación. Esta fase de participación y autogestión llega mágicamente ya que en este momento nada ni nadie  puede romper tu convicción de que transformarte es posible, tus creencias sobre tus abundantes posibilidades lo invaden todo, tu cuerpo, tu mente y tu espíritu están fijos en tu meta y de esta manera todo parece alinearse, la sangre fluye con fuerza por tus venas, te sientes con toda la fuerza para cumplir tu meta, tus emociones, tu cuerpo y tu pensamiento y sentimiento te dice lo lograste. ¡La transformación ha llegado! Todas aquellas creencias que te cerraban caminos y te decían que ser feliz no es posible, empiezan a disolverse, todas las dudas son ahora convicción y fuerza. Que tan rápido o directo sea el camino a tu transformación depende de lo que tienes que aprender y la forma como lo tienes que aprender. Todos son aprendizajes que crean recursos, como decía Carlos Castaneda son caminos con corazón. Todos podemos cambiar. Quieres saber un poco más de esto entra a mi página y contáctame. http://mariaelenacastro.com/psicoterapia/