DOBLE FILO

Todos somos priístas


Homero T. Calderón

En mi columna del pasado sábado, comentaba que cuando menos en Jonuta y Huimanguillo, habrían divisiones. Porque familiares muy cercanos a sus presidentes, Ana Lilia Díaz y Sabino Herrera Dagdug, estaban rodeados de familiares dispuestos a sacarlos --si se pudiera-- de los pelos.

También le comentaba que tales "pataleos", estaban alborotando el avispero a Gerardo Gaudiano, candidato del PRD a gobernador. Apenas escribí esto, algunos de mis lectores (porque los tengo, déjeme decirlo), aventuraron que su servidor estaba ya vendido a Gaudiano. Estas teorías de "tírale a ver si le pegas", le han partido toda su madre a Tabasco. Por eso hoy tendremos cuatro candidatos a la gubernatura.

Obviamente, todo esto parte de la descomposición del PRI como partido. Cuando en 1987 surgió la "Corriente Democrática" dentro del PRI con Cuauhtémoc, Porfirio y don Rodolfo González Guevara, las fuerzas se emparejaron tanto que hay la creencia que el hijo del general Cárdenas le ganó la Presidencia de la República a Carlos Salinas de Gortari.

Pero "se cayó el sistema". Así, el mañoso PRI le dio una revolcada al candidato del FDN, Cuauhtémoc Cárdenas. Fue una lucha en el lodo. Los puercos le ganaron a los puerquitos. Luego en el 2000, aparecieron otros "puercones" con su candidato Vicente Fox. Y ganaron. Fox prometió cambiar a México, pero prefirió mejor ser militante sin credencial en el PRI.

Por eso --señor (a) lector (a)-- debe usted entender que en México todos somos priístas. Si recibió una lana, una despensa o una concesión del PRI, usted es priísta.

Otro: desde su nacimiento en 1989, el PRD nunca pudo ser partido de izquierda. ¿Por qué? Porque nació del parto de una puerca priísta. Y el PAN --con todo y sus pretenciosas gazmoñerías--, sigue siendo la prostituta preferida del PRI.

Y si me pongo aquí a describir el origen de AMLO, Adán Augusto, Oscar Cantón o Chucho Alí, todos ellos siguen siendo priístas. ¿Por qué usted, querido (a) lector (a), piensa y actúa como priísta? Porque esa ha sido la casa donde usted nació, creció y forjó a los suyos. No sé si vaya a morir así, sería lo de menos, el chiste es que el PRI lo marcó para siempre…