VIDA Y BIENESTAR

Fluye en la vida por tu bienestar.


María Elena Castro Sariñana

La vida con significado es uno de los conceptos con mayor peso para determinar el bienestar de las personas.

Fluir en la vida es básico para tu diario bienestar.

El óptimo estado de fluir se ha estudiado en las personas que están totalmente involucradas en una tarea; se trata de una experiencia en la que la percepción de la persona es que el tiempo pasa volando; es decir, que están absortas y fluyendo en una actividad.

Desde mi punto de vista se trata de un estado amplificado de conciencia como efecto de la gran concentración en una tarea que nos apasiona y que nos hace, por decirlo así, “salirnos de este mundo”.

Es una experiencia que podemos tener todas las personas, no solamente los artistas, escritores y pintores. Sin embargo, exige tres elementos muy importantes para que se dé: uno es el reto, es decir, la actividad tiene que estimularte a avanzar en ella y perfeccionarla cada vez más; el segundo elemento es que recibas retroalimentación inmediata de la experiencia misma, y, el tercero, es que tengas un disfrute intrínseco por la actividad en sí misma.

La actividad puede ser cualquiera: cultivar tu jardín, y ver que lo que haces ayuda al crecimiento de las flores y las plantas que cultivas y hacerlo cada vez mejor, puede ser algo relacionado con tu trabajo cotidiano o con tu capacidad de expresar en la escritura; o, también, tu capacidad de dejarte ir en un estado de meditación permitiendo que tu diálogo interno cese.

En fin, puede ser todo aquello susceptible de ser practicado, mejorado y evaluado de forma inmediata y que por alguna razón te hace sentir en total relajación y entrega.

Éste estado de fluir tiene mucho que ver con tu estilo de vida y con la forma como te acercas a tu interior y es un estado que puede propiciarse si te esfuerzas en buscarlo y puedes encontrarlo hasta en ciertas actividades que se consideran con poca probabilidad de provocar este estado de fluir, como las tareas rutinarias del hogar o de la oficina.

Por ejemplo, los terapeutas, entramos en este estado de Flow cuando escuchamos al cien por ciento de concentración lo que dice un paciente, con una técnica especial donde la escucha se deja ir más allá de lo dicho, para amplificar nuestra conciencia y así captar y percibir más allá.