CARA A CARA

Laura León lo menea 'chabocho'


Raquel Bigorra

Qué maravilla poder compartir un buen rato con mi Laura León. Estuvimos juntas en el maravilloso carnaval de Puerto Morelos y desde que nos fuimos a comer estuvimos riendo hasta la noche, cuando nos subió al escenario a menear un poco la cintura a ritmo de Suavecito.

La Tesoro se llevó al Caribe mexicano a sus más de 10 músicos, bailarines, equipo de pirotecnia y hasta a sus bellas nietas. Por cierto, están hermosas y la tratan con muchísima dulzura. "Ay abuelita", le decían, mientras ella estaba fascinada cuando la enseñé a grabar un boomerang en el Instagram. Aunque hay muchas cuentas en las redes con el nombre de La Tesoro, ella me aseguró que no las maneja.

"Vamos Bigorrita, vamos a ver qué hay de comer". Me dijo cuando nos vimos en el restaurante del nuevo Hotel Cid, que está fabuloso. Nos paramos frente a la barra de ensaladas en el bufete, pero sólo agarramos crotones. Nos seguimos a la barra italiana y nos servimos canelones, lasagna y spaguetti. Puro carbohidrato porque sabíamos que en la noche en el show, íbamos a quemar calorías a la hora de menearlo chabocho.

Estuvimos hablando de la Televisión.

"Estoy muy enojada porque le quitaron su programa a Susana y a René", me dijo. "¿Qué va a pasar en la tele? Ponen, quitan. ¿Qué es lo qué pasa?", me preguntó preocupada. Yo me quedé con las ganas de responderle, pero créanme que me hago las mismas preguntas, porque al final del día soy público también, como Laura León.

Tiene un público fiel que la sigue a donde se presente

Laura llegó un par de días antes a su presentación y se encargó de atender a toda la prensa en Quintana Roo. Se dio el tiempo para conocer Puerto Morelos de la mano de su Presidenta Municipal la Lic. Laura Fernández. Se tomó fotos con todos en el hotel y con la gente del pueblo, ni se diga. Me asombró también que venían muchos de Tabasco. Tiene un público fiel que la sigue a donde se presente.


Algunos subieron al camper donde ella esperaba minutos antes de la presentación. "¿No te pones nerviosa antes de subir?", le pregunté, mientras se veía fabulosa toda vestida de blanco con sus brillos y flecos. "¿Nerviosa? Para nada mi Bigorrita, todo sale bonito si uno está tranquilo y paciente". Me dijo con desparpajo. Y así la percibo, tranquila. Ella come despacio, camina suave contoneando las caderas y sabe lo que trae y lo presume con gracia. Hasta mi marido se puso nervioso cuando la tuvo a un lado. Nos echamos a reír porque de veras que es serio Alejandro y jamás lo había visto con los ojitos brillosos con alguna otra amiga arista, pero La Tesoro es La Tesoro. Ya cuando la vio con toda la producción encima me dijo, no cabe duda que ya no hay estrellas.

En época de carnaval se vale todo

Ella es tan auténtica, tan orgánica, cae bien por ser tan natural en su trato y cuando se sube al escenario se dirige al público tal cual la acabaste de ver en el camper. Los tenía a todos con la boca abierta. A mujeres, hombres, niños, todos le aplaudían y la admiraban a ritmo de El hombre es como el oso, Mujeres engañadas, Menéalo sabroso y todos sus éxitos.

Mi querido Albertano también se sumó a la fiesta y terminamos los tres junto a la Lic. Laura Fernández, dando brincos en el escenario. Subimos a entregarle un reconocimiento a Laura León y ya no nos dejó bajar. La noche anterior El Papirrín y yo lo hicimos con Merenglass.

En época de carnaval se vale todo y más cuando estamos entre amigos. Como bien me recordó Ramón Glass, nos conocemos desde el inicio de nuestras carreras y seguimos dando cintura. Bueno, que se le va a hacer si una es caribeña y cuando nos ponen merengue o cumbia, como Laura León, lo meneamos chabocho.

¡A gozar que el mundo se va a acabar! Ya arrancó febrero y además de ser el mes del romance, también es el mes de la rumba gracias a los carnavales. Me dijo el mánager de Laurita que va a estar presentándose en varios lugares en esta temporada, así que súmate a la fiesta de La Tesoro, mientras nos leemos próximo viernes en El manual de la buena esposa.