MI MASCOTA FELIZ

Cómo limpiar las orejas de mi perro


Una vez hayamos introducido el líquido limpiador de oídos en el interior de su oreja, suavemente con una gasa realizaremos pequeños y suaves movimientos circulares, con el fin de que se quede pegada la mayor cantidad posible de cera en la gasa.

Sacaremos el dedo con la gasa y lo examinaremos, si la gasa ha salido sucia, con restos de cera o suciedad, cogeremos una gasa limpia y repetiremos la limpieza en ese oído, tantas veces como sea necesario hasta que la gasa salga limpia.

Cuando saquemos el dedo con la gasa y esté limpia, cogeremos una gasa nueva (nunca utilizar la misma) y realizaremos la misma tarea en la otra oreja. Nunca debemos usar una misma gasa en los dos oídos, porque si uno de ellos está comenzando a tener una pequeña infección, probablemente contagiaremos al otro. Debemos utilizar siempre una gasa limpia para cada oído.

Las gasas son muy económicas y pueden comprarse en cajas de varios tamaños en cualquier farmacia. Si no se dispone de gasas, se puede usar papel de baño limpio y que no sea áspero.

Nunca, jamás debemos utilizar bastoncillos para los oídos.