DESDE LA YARDA CERO

Hora Cero en Minnesota


Charly Levi

Cuando el ovoide se eleve en la atmosfera del estadio de los Vikingos de Minnesota en medio del ruido ensordecedor que provocara el kickoff de la edición LII del Súper Bowl, ambiente inigualable que solo provoca el juego más importante de la NFL, atrás habrán quedado las especulaciones y declaraciones de los protagonistas a lo largo de dos semanas en donde los contendientes velaron armas. Una vez que llega la hora de la verdad en el intento de hacer lo necesario para llevar a casa el codiciado trofeo “Vince Lombardi”. Todo se reduce a 60 minutos en donde deberán existir más aciertos y menos desatinos. Los errores se pagan muy caros en este tipo de cotejos.

La máxima del “Monje Loco” Bill Belichick, el gran cerebro de NE, se reduce a la frase “Haz tu trabajo”.

El conjunto que mejor realice su trabajo, en lo individual y colectivo, será el equipo que se quede en el terreno de juego para levantar el trofeo en el post game de esta noche.

 

Plan Gigante

Sí las Philadelphia Eagles desean llevar por vez primera a casa el Vince Lombardi, deberán ejecutar un juego a la perfección, copiando el plan de los New York Giants que lograron quitarle dos anillos de Súper Bowl a los Pats, basado en mantener una férrea presión sobre los intentos de Tom Brady de buscar a sus receptores. El esquema defensivo de los Gigantes logro neutralizar en dos ocasiones a Brady cuando el pasador de los Pats estaba prácticamente en sus años de plenitud. Un diseño de presión sobre el QB de los Patriots no deberá ser problema para una potente defensiva con importante cazadores de cabeza como los que tiene en su línea frontal el conjunto de las Eagles.

Esperemos todo a partir del kickoff de está tarde, ya que ambas escuadras tienen lo necesarios para salir con la victoria, todo, menos un partido de un solo lado como el del “Día de la Candelaria” del 2014 cuando Seattle le paso por encima 48-3 a Denver, en un SB para olvidar.

 

Sí renuncias, pierdes!

Sí los emplumados llegan al cuarto periodo con ligera ventaja, lo peor que pueden hacer es dejar de arriesgar en la búsqueda de puntos. Es la parte en donde los Patriotas en conjunto saben maniobrar mejor que cualquier otro equipo bajo presión. Hace trece años en Jacksonville, Donovan McNabb de las Águilas se equivocó y le interceptaron, lo mismo ocurrió con Rusell Wilson hace tres años en una pésima selección de jugada a punto de la anotación de los Seahawks para aniquilar el juego. Si perdonas a Pats, es casi un hecho que pierdes!