MORE IMAGE

La imagen perfecta


En las revistas, en la tele, en la radio, en la internet y en todos lados nos encontramos con información de personajes famosos (actores, cantantes, modelos, deportistas, etcétera), información con contenido fotográfico, videos, etcétera, donde podemos apreciar su hermosa cabellera, su cutis impecable, y claro, su lujosa vestimenta.

Una imagen que con el tiempo se vuelve un estereotipo y comienza a ser imitada y deseada por las personas. Cuántas veces no hemos escuchado: ¡Quiero el cabello de tal artista! ¿Ya viste que delgada esta tal modelo? ¡Qué hermoso vestido tiene tal cantante¡

Afirmaciones y preguntas que realizamos frecuentemente. Por supuesto que, no es malo hacerlas, el problema radica en el momento que comenzamos a compararnos con estas personas famosas.

Debemos estar conscientes, antes de compararnos con  un artista, que ellos  se encuentran en el mundo del espectáculo, dedican su vida al manejo de su imagen: ese es su trabajo diario.

Por lo tanto, es considerable y aceptable que los artistas siempre tengan una imagen perfecta, que nos motive a imitarla, pero debemos estar conscientes de toda la producción que ellos tienen tras bambalinas.

Especialistas en software dedicados a las ediciones de fotos donde les quitan todas las imperfecciones de la piel, maquillistas y estilistas que los levantan 4 horas antes para peinarlos y maquillarlos con cantidades impresionantes de productos así como Diseñadores de Imagen escogiendo las prendas de moda que deben de usar (sin importar los gustos de los artistas), managers diciéndoles como posar, que hacer y en donde, entre muchas otras cosas.

Así que la próxima vez que nos comparemos con un artista debemos detenernos a pensar que estos personajes son seres comunes y corrientes como nosotros, con las mismas (e incluso más) imperfecciones en su piel, rostro y cabello, siendo la única diferencia el hecho de que cuentan con un gran y profesional equipo de trabajo que los mantiene “perfectos”.