EL BALÓN ESTÁ EN JUEGO

Pelean por Cabañas


Mientras que en apariencia, la llegada de Salvador Cabañas fue fiesta y festejo por donde pasaba, lo cierto es que puso a temblar a más de uno, pues entre otras cosas, exhibió la diferencia que generaron los negocios entre los hermanos Rosas.
 
Resulta que una fuente confiable nos contó que los hermanitos trabajan en conjunto con los “Partidos de Leyenda” y que en Campeche fue un éxito de negocio, y que al final (como sucede hasta en las mejores familias), terminaron peleando por el recochino dinero, uno se agandalló con la lana.
 
Pues resulta que Cabañas era un pendiente de un negocio anterior en Villahermosa, y habría que pagarlo, pero como estaban peleados, uno decía que sí y el otro hermanito que no, y total, que mientras uno agendaba, el otro cancelaba los compromisos para Cabañas.
 
Se dice que incluso el hermano que se agandalló la lana quería volver a cobrar a patrocinadores y demás por traer a Salvador Cabañas, cuando eso ya estaba pagado, pero por problemas de migración había quedado pendiente, y finalmente, la razón (y un amigo más loco que los puso en orden) se impusieron y todo se llevó en completa “calma” para todos, tanto que hasta Cabañas, quien no iba a jugar, se echó un partidito en el Olímpico y hasta metió un gol de penal.
 
Y aquí es donde yo siempre digo, “Luego por eso los empresarios no quieren apoyar al deporte”, porque hay gente que se agandalla con el negocio, y es que mientras uno prometía firma de autógrafos que había quedado pendiente, el otro hermano no quería cumplir con lo acordado, al grado de amenazar y decir: "Si yo quiero no te mando a nadie y a ver cómo le haces con tu firma", en fin... ¡Qué pena si es que todo esto es cierto!, porque la gente se cansa de tratar con tipos así, así que si esto es cierto, es lamentable que ya no se hagan cosas por el amor al deporte.