DESDE LA YARDA CERO

El tazón Cenicienta


Charly Levi

Era la segunda ocasión que el Superdome de Nueva Orleans albergaba el gran partido y la quinta vez que la ciudad del jazz recibía al gran circo de la NFL para la edición “Quinceañera” del Súper domingo”. Las Aguilas de Filadelfia arriban a su primer SB en 1981 para enfrentar a los Raiders de Oakland. El equipo encabezado por Ron Jaworsky “La Escopeta Polaca” eran los marcados favoritos para dar cuenta de los Malosos que se hacían presente en su tercera disputa por el juego más importante.

A final de cuentas el equipo considerado como el invitado inesperado logro la histórica victoria por 27-10 sobre las Aguilas, lo que origino que los expertos identificaran a aquel encuentro como el “Tazón Cenicienta” con unos Raiders que salieron inspirados de la mano de Jim Plunkett, pasador que luego de militar con los New England Patriots y los San Francisco 49ers, alcanzo sus días de gloria al levantar el trofeo Vince Lombardi con el equipo de plata y negro en par de ocasiones. Jim Plunkeet se convirtió en el primer jugador de origen latino que gano el prestigiado trofeo Haisman, además de lograr el nombramiento del MVP en el Super Bowl XV. Luego de ser despedido por los 49ers, los expertos vaticinaron que la carrera en la NFL para el mariscal de campo había terminado. Al Davis y los Raiders brindaron la oportunidad y al lesionarse el pasador titular Dan Pastorini, Plunkett ya no soltó los controles hasta ganar el “Tazón Cenicienta” a Philadelphia, guiando al primer equipo comodín al SB. Posteriormente Plunkett contribuyo también en la victoria de los malosos en contra de Washington Redkinds por 38-9 en el SB XVIII que se jugó en Tampa y en donde los Pieles Rojas buscaban afanosamente el bicampeonato de la NFL.

 

Eagles, la tercera es la vencida

Parece que el destino le ha puesto un guion de Hollywood a las Aguilas, que podrían ganar su primer SB luego de sucumbir 24-21 ante los Pats en la edición XXXIX del evento. Todo ello luego de que el pasador suplente Nick Foles ha hecho lo suficiente para conducir a Philadelphia hasta el gran domingo de la NFL, tras cubrir la desafortunada ausencia del mariscal titular Carson Wentz.

A decir de los expertos, la ausencia de Wentz, suprimía a las Eagles como contendientes para buscar el Vice Lombardi.