EN LAS DIAGONALES

De granjero a leyenda


Cada verano sin falta, su madre lo llevaba a disfrutar de las vacaciones en casa de sus abuelos, en Minnesota, lugar donde ella había nacido y donde se encuentra su familia, dedicada al campo. Ahí el pequeño niño de San Mateo California, pasaba las tardes ordeñando vacas, pescando y paseando en el campo.

El próximo 4 de febrero, ese niño que ordeñaba vacas, regresará, ya no por vacaciones ni visitas familiares, llegará a cumplir una cita con la historia, a culminar el trabajo realizado a lo largo de la temporada, en la máxima instancia del football americano, al jugar su octavo “Juego Grande” de la NFL.

Ese niño, al día de hoy, una leyenda, es Tom Brady, que en un ambiente familiar para él, como lo es Minnesota, busca conseguir el pedestal inédito de ser el único jugador en toda la historia en obtener 6 anillos de Super Bowl.

Su último viaje al estado donde solía ir de vacaciones, fue al funeral de su abuelo, Gordon Johnson, el año pasado, desde entonces no ha regresado. Pero cada vez que el calendario de la NFL lo ha llevado a Minnesota para jugar football, se ha encontrado con el apoyo de su familia en las gradas, y no tendría por qué ser diferente el día que enfrente a las Águilas de Filadelfia por la supremacía de la NFL.

A lo largo de su trayectoria de ya 17 años dentro de la NFL, al confirmarse su octava aparición en un Super Bowl, Tom Brady deja una media del 46%, es decir la mitad de su carrera profesional, la ha pasado en la disputa del trofeo Vince Lombardi.

Y aunque odiado por muchos y amado por otros lo que tú leyendo esto no puede negar, es que has tenido la oportunidad de ver historia, de ver a un hombre convertirse en una leyenda.  

 



Columnas anteriores