DOBLE FILO

Lo que realmente pasará en el 2018

Lecturas: 1134


Mis colegas analistas han hecho del último mes un “batidillo” muy grillo. Pero creo que están yéndose con la finta de las encuestas. Predicen --según ellos-- lo que pasará el próximo año cuando tengamos que elegir un nuevo gobernador.
 
Los encandila la figura de López Obrador, hoy puntero indiscutible a nivel nacional.
 
Predicen que su fuerza desmedida arrastrará al triunfo en automático a Adán Augusto porque ¡le lleva diez puntos a Gerardo Gaudiano!...Es una manera muy sabrosa de especular. Cierto, Adán Augusto encabeza a todos los precandidatos a la gubernatura, pero los resultados de las encuestas son una carnada “engaña-ingenuos”.
 
Si en este momento fuera la elección ganaría Adán Augusto, pero ésta será hasta dentro de siete meses. Para entonces la cosa estará emparejada y Adán Augusto empezará a bajar en las preferencias. Hoy se aprovechan que Arturo Núñez tiene una crisis de desempleo muy “perro”. Este descontento es el que tiene arriba en las encuestas a AMLO.
 
Por eso las encuestas que aparecieron de días pasados son más falsas que un billete de tres pesos. Le sorrajo la primera pregunta: ¿Usted cree que Peña Nieto y el PRI van a dejarle espacios al Peje? Claro que no. En el 2018 va a correr dinero a lo bestia por todo Tabasco porque habrá también un chingo de chamba.
 
Si así no fuera, AMLO y Adán Augusto ganarían en automático. El sistema le meterá todo el billete del planeta a Tabasco para aplastarlos. Observe --por ejemplo-- el “encabronamiento” que hay en el Congreso local por el proyecto de Ciudad Administrativa. ¿Por qué se encabronan? Porque esa lana reactivará nuestra economía. Estará contento “el Choco”.
Echará talega y trabajará porque habrá mucha chamba como albañil, como fierrero. Todo el año que entra tendrá Tabasco mucha chamba y mucha lana.
 
Vienen muchísimos millones de pesos más en obra pública. Si esto pasa, el sector de la construcción resurgiría. Será su última oportunidad de ahorrar, antes de reconvertir su “obsoleta constructora”.
 
Porque estar esperanzado en Pemex es hacerse “güey”. El dinero para la elección no proviene de Pemex, son los ahorros que dejó el temblor del 19 de septiembre pasado. Y recuerde usted además que el curso de capacitación básico fue la elección en el Edomex. Usted conoce a nuestra gente. Cuando está contenta hace ganar hasta una vaca…