MI MASCOTA FELIZ

Los niños y los perros

Lecturas: 206


El perro también es un ser vivo con necesidades que hay que estar dispuesto a satisfacer, y que entrañan una serie de sacrificios. Ambos aspectos deben ser valorados correctamente antes de llevarlo a casa.
 
Los perros pueden aportar beneficios a los niños, ya que pueden ser una importante influencia en su desarrollo psicológico. 
 
Los animales permiten el aprendizaje de valores como el respeto, la comprensión del sufrimiento ajeno o la percepción de que hacer daño no es bueno.
 
En el aspecto emocional, la buena relación de un niño con su mascota puede ser una excelente escuela para aprender a querer y ser querido. Además, el perro le permitirá aumentar su autoestima, por ejemplo, en el caso de que no vaya bien en el colegio, ya que esa relación se convertirá en su primer éxito.
 
Sin embargo, es importante saber que las mascotas tienen también una serie de necesidades que no pueden ser descuidadas.
 
Todos los perros requieren atención, cariño y ejercicio. Sin olvidar que su salud, higiene y correcta alimentación representarán un respetable capítulo de gastos que hay que estar dispuestos a afrontar para mantener al animal en óptimas condiciones.
 
Es importante sacar al perro a la calle al menos tres veces al día para corretear y hacer sus necesidades. Con ese punto de partida, hay que ser además consciente de que cada raza tiene unas características propias que no deben ser desdeñadas, empezando por el tamaño.
 
Además, no hay que perder de vista que cada raza tiene unas características determinadas que, aunque puedan ser modificadas posteriormente de acuerdo con la educación que se le dé y el entorno, marcan su carácter. Hay un sinfín de perros que se caracterizan por ser muy buenos compañeros de los niños, pero unos tienen un carácter más nervioso que otros.
 
Para satisfacer esas necesidades es imprescindible que antes de decidirnos a tener un perro en casa nos aseguremos de que estamos dispuestos a hacer el “sacrificio”.
 
EL PERRO EN LA FAMILIA
En general, los especialistas aseguran que la clave de una buena convivencia está en considerar al perro como uno más de la familia, dejando clara cuál es la jerarquía. 
 
AUMENTA LA AUTOESTIMA
El bienestar psicológico es un beneficio muy importante de tener un perro para los niños. El aumento de los niveles de autoestima son impresionantes y esto se ha revelado en respetables estudios científicos durante muchos años. Sin duda alguna, la relación que se construye entre un niño y su mascota, puede llegar a ser tan estrecha que hace que el niño se sienta una persona muy querida y valorada. El cariño de un perro es de los más incondicionales.