VECTOR X

Al PRD le va a faltar cordel

Lecturas: 981


Quizá sea el Quinto Informe de Gobierno uno de los más significativos de todo sexenio. Es la recta final del poder político, su pleno ejercicio.
 
Y es, paradójicamente, la intersección de las líneas imaginarias entre la fuerza del gobernante para influir en su partido en la postulación del candidato a sucederlo y el natural declive de quien va de salida.
 
Ayer, la clase política arropó al gobernador Núñez. Respaldo casi unánime, a excepción claro está de Morena, oposición natural por razones harto conocidas. Nada diferente al sketch de cuando gobernaban los priístas, con los sectores aplaudiendo al informante y los perredistas en resistencia.
 
Si bien cinco años es poco para hacer mucho, también son muchos para hacer poco. Sobrarán quienes analicen el necesario corte de caja comparativo entre la efectividad gubernamental y las expectativas electorales del 2012.
 
A esta columna le interesa, en cambio, referirse a los pronósticos electorales. El desenlace del proceso interno del PRD tiene especial significado porque se cristalizan decisiones cupulares del perredismo gobernante con todo cuanto implica el control del erario.
 
Si el optimismo gobierna en el PRD para retener el gobierno en el 2018, la percepción social expresa otra cosa, es decir, mientras el perredismo gobernante apuesta a las herramientas del Estado para favorecer a su partido, sus adversarios basan sus expectativas de triunfo en el desencanto ciudadano y se frotan las manos cuando ven la posible imposición de un perredista impopular como candidato al gobierno.


Saben entonces que si el PRD postula a un flan, tendrán la victoria a su alcance. Podemos ilustrar la tesis con Ermilo Abreu Gómez, quien en su libro "Canek, historia y leyenda de un héroe maya", nos regala este pasaje:

"En la sabana de Sibac los esbirros aprehendieron a Canek y a sus amigos. Uno de los esbirros, de nombre Malafacha, le ató las manos.

-Capitán- dijo Canek, le va a faltar cordel.

Malafacha torció el nudo. -Es inútil, capitán- añadió Canek. Le va a faltar cordel para atar las manos de todo el pueblo. Canek sonrió. La sangre escurría de sus manos como una llama dócil". Al perredismo gobernante le va a faltar cordel para ganar en las urnas. Hoy, así parece.