DOBLE FILO

Terminaron las obras de relumbrón

Lecturas: 2149


Los que añoran el tiempo pasado suspiran, enjugan una lágrima (de cocodrilo, claro) y echan en retrospectiva la memoria. Su servidor recuerda por ejemplo uno de los informes del ex gobernador Salvador J. Neme Castillo. Pero lo mismo pasó con los del maestro González Pedrero y los de don Leandro Rovirosa. Para llegar al teatro "Esperanza Iris" había que caminar desde Palacio.

El trayecto era recorrer junto a tamborileros, marimbistas, mariachis, payasos, saltimbanquis, bandas de guerra y colas interminables de aduladores que al paso del gobernador le tiraban besos a la francesa; le recomendaban a gritos a su sobrino: "trátamelo, bien, trinche Enrique"…Boato puro. Veintisiete años después todo eso terminó.

Ya no se efectúa la ceremonia previa al informe, ni se hacen vallas para adular al gobernador. Todo empieza a eso de las 8:00 a.m.. A eso de las nueve, el secretario de gobierno lleva el documento a la Cámara de diputados y al filo del mediodía el gobernador lee para la sociedad tabasqueña, su mensaje político.

La obra pública dejó igualmente su papel protagónico. Se dejó de hacer obra pública ostentosa. Porque en los hechos la manera de trabajar de Arturo Núñez es igualmente, austera. Desapareció lo que se conocía como "la gran obra del sexenio". En estos últimos cinco años se ha invertido muchísimo dinero. Pero ha sido para rescatar, conservar, construir lo que es necesario, para modernizar toda la infraestructura en diecisiete municipios.

El último año del gobierno de Andrés R. Granier no se invirtió nada. En su último año, abandonó todo. Las carreteras tabasqueñas (más de 6 mil kilómetros) estaban intransitables, los puentes a punto de colapsarse, el sistema hospitalario daba pena ajena y hubo que intervenir sin haber tomado posesión del gobierno porque los enfermos no son de sexenio, son de todos los días. Tabasco es uno de los estados del país mejor comunicados pero, ¿sin mantenimiento? El sistema de salud, igualmente, funciona pero no son solo los hospitales. Es necesario que la red sanitaria funcione; que la red de agua potable funcione. Pues todo eso estaba colapsado. No hubo ni tiempo, ni dinero para hacer obra ostentosa. Lo demás es parte del conocimiento de todos. El domingo 12 de noviembre es el 5º informe de Arturo. Seguro que ahí podremos charlar sin duda, usted y yo señor (a) lector (a)…