Guerrero del fitness

¿Qué hacer si me duelen las rodillas al entrenar?

Lecturas: 147


Hay muchas razones que pueden, en determinado momento, impedirnos seguir con un programa de entrenamiento.

La falta de tiempo, la falta de motivación, etcétera, pero no hay nada más frustrante que un dolor punzante en la articulación de la rodilla para detener nuestros avances en el gym.

Si ésto nos ocurre a una edad avanzada, puede significar que abandonemos por completo la actividad física y nos entreguemos de lleno al sedentarismo. Sin descartar que exista alguna lesión o patología presente, aquí les dejo algunos consejos que pueden resultar como sencillas curas a este dolor tan molesto:

1. Abre un poco más los pies durante la sentadilla. Ésto hará que recaiga menos fuerza sobre la articulación y hará el movimiento más seguro.

2. Empuja las rodillas hacia afuera. Durante las sentadillas imagina que empujas hacia afuera las rodillas, de ser posible coloca una banda elástica arriba de las rodillas para tener un punto de referencia en contra del cual empujar.

3. Quiebra primero en la cadera. Al comenzar la sentadilla comienza doblando la cintura y llevando la cadera hacia atrás antes de doblar las rodillas.

4. Evita los movimientos de salto. En general estos movimientos no te beneficiarán tanto en la quema de grasa ni en el aumento de masa muscular, pero pueden ser lesivos.

5. Evita el uso continuo de tacones. Estos zapatos son antinaturales y colocan presión excesiva sobre ciertas estructuras tendinosas.

6. Activa tus glúteos. Realiza puentes o patadas de glúteo antes de comenzar a entrenar como parte de tu calentamiento, ésto hará que mayor parte de la carga recaiga en tus glúteos y menos en tus rodillas.

7. Realiza desplantes hacia atrás en vez de al frente. El desplante hacia atrás pone menos estrés en la articulación que la versión tradicional.

8. Evita usar la máquina de extensión de piernas. Esta máquina pone demasiado énfasis en la articulación y no es muy segura para la misma.

9. Foam roll al cuadriceps. Ocupa un foam roller y recárgate boca abajo sobre él, de modo que todo tu cuadríceps reciba un rico masaje, ésto hará que este músculo se relaje y disminuirá los dolores.

10. Consulta a un profesional. Si los dolores persisten consulta a un profesional de la rehabilitación y a un entrenador capacitado.

Espero que les hayan servido estos consejos, envíenme un mensaje si requieren de algún tipo de recomendación o asesoría para prevenir esta clase de dolores y padecimientos. No dejemos que un dolor tan sencillo merme nuestra actividad física.