MI MASCOTA FELIZ

La diabetes canina

Lecturas: 219


La diabetes es una enfermedad causada por la incapacidad del cuerpo de producir o usar la insulina, hecho que hace que el perro tenga niveles de azúcar en la sangre demasiado altos.
 
La insulina es una hormona que se produce en el páncreas y permite a las células tomar azúcar (glucosa) de la sangre y usarla para funcionar.
 
Hay dos tipos de diabetes. La diabetes tipo 1 ocurre cuando el páncreas no produce suficiente insulina. La diabetes tipo 2 en cambio sucede cuando hay suficiente insulina pero el cuerpo no la puede usar, o cuando el páncreas produce insulina pero no toda la que el cuerpo necesita.
 
La gran mayoría de los perros diabéticos tienen del tipo 1 y por tanto la administración de insulina de por vida se hace necesaria. La diabetes tipo 2 es más frecuente en gatos y personas.
 
SÍNTOMAS
Los signos clínicos pueden variar dependiendo de la fase de la enfermedad, pero en general son los siguientes:
- Poliuria, orina demasiado.
- Polidipsia, bebe demasiada agua.
- Polifagia, mayor apetito a pesar de la pérdida de peso.
- Letargia, animal poco activo.
Estos síntomas pueden aparecer en otras enfermedades, por eso cuando acuda a la clínica llevaremos a cabo las pruebas necesarias para confirmar el diagnóstico.
 
DIAGNÓSTICO
Si sospechamos que un animal padece diabetes, después de realizarle un examen físico completo, recomendaremos algunas de pruebas para confirmar el diagnóstico:
- Hemograma y perfil bioquímico: esto nos proporcionará información sobre los órganos de nuestra mascota y nos permitirá detectar cambios que pueden ocurrir con la diabetes como el aumento continuado de azúcar en sangre. Es importante remarcar que este aumento persistente de azúcar en sangre de un animal diabético no está relacionado con la ingesta de comida.
- Análisis de orina: Si un animal tiene diabetes puede haber azúcar en la orina.
TRATAMIENTO
Un perro diabético va a tener que estar en tratamiento con insulina toda su vida, ya que el páncreas no va a volver a sintetizarla.
La esperanza de vida de un perro estabilizado con insulina es similar a la de las mascotas sanas de la misma raza.
Una buena comunicación entre propietario y veterinario además del cumplimiento del régimen de tratamientos es fundamental. Con ejercicio, una dieta correcta y la insulinoterapia se puede controlar con éxito la salud de su animal.
 
INSULINA
Las necesidades de insulina de cada perro diabético son distintas. La dosis de insulina depende del peso y de las necesidades de cada perro. Realizando controles de sangre, orina y mirando cuánto come y bebe su perro el veterinario ajustará la dosis de insulina hasta dar con la correcta. Aunque en la mayoría de los casos el perro se queda ingresado para realizar una curva de glucosa.