Transformando vidas a través del bienestar

Facilita la autoestima en el adolescente

Lecturas: 248


El factor clave es la solidaridad y el respeto entre padres e hijos. Esto fortalece el "autoconcepto", es decir, la sensación de ser valioso. Esto no se aprende en libros ni con especialistas, se aprende en la vida diaria de la casa y en la escuela.

Esto, que es tan elemental, al parecer se nos olvida a los padres, al punto que a veces, hasta sin darnos cuenta nos desesperamos y tenemos explosiones de cólera, en las que nos creemos con derecho a gritar, a lastimar… actitudes que dirigidas al adolescente en transición de ser adulto cultivan resentimientos e inseguridad en él, despertándole sentimientos de desconfianza.

Los menores valoran constantemente el comportamiento de los adultos, están atentos a lo que hacen y dejan de hacer, y esas pautas de conducta son su ejemplo, su modelo.

En este sentido debe evitarse usar adjetivos calificativos del tipo "eres una buscona con los muchachos", a la chica con manejo inadecuado de su sexualidad; o, "eres un ratero" al joven que tomó dinero de la cartera de su mamá sin permiso.

Corregir cuidando el autoconcepto significa hacerle sentir a esa chica: "soy una jovencita con derecho a disfrutar la sexualidad, sólo tengo que aprender a hacerlo", o a ese joven: "soy un chico que puede demostrar su capacidad sin dañar o lastimar a los demás".

Si usted observa en su hijo reacciones de tristeza o enojo demasiado prolongadas, ponga mayor cuidado; haga lo posible por ayudarlo a reequilibrarse. Eso fortalecerá su autoconcepto y, a la vez, será la mejor clase práctica de cómo recuperar la armonía.

Usted como padre, como madre, tiene la capacidad de actuar como reequilibrador de la armonía de sus hijos aunque sienta que ese "estar triste" o "estar enojado" tenga que ver con usted.

No se dé por ofendido, pues justamente absorber ese monto de tensión es una de las principales funciones del padre y de la madre en la conducción de adolescente, y para hacer sentir a nuestros hijos como seres humanos valiosos.

Cuando alguien es valioso se le respeta, y uno es cuidadoso para no herir sus sentimientos.

Cualquier ser humano que aprecie a otro tiende a ser respetuoso, y a expresar sus sentimientos sin hacer daño.