VECTOR X

Gobernadores y sus “renuncias”

Lecturas: 837


Con la picardía de la política tabasqueña se crean y esparcen rumores con el pregón de la anticipada renuncia del gobernante en turno. Nada nuevo.

La gente presume saber mucho, hasta todo cuanto ocurre en el último rincón de la residencia oficial.

Pero también han brotado trascendidos, filtraciones de información real. Ocurre cada sexenio, como un cliché con distinto protagonista.

Un par de años antes de concluir su mandato, al químico Andrés Granier le fabricaron el chisme que padecía cáncer de faringe, que era cuestión de semanas su salida del gobierno. La vox pópuli hasta barajaba ternas, todas encabezadas por Humberto Mayans.

También a Manuel Andrade lo "despidieron" antes de tiempo por asuntos de política nacional. Que se iba de Senador, decían.

Roberto Madrazo fue un equilibrista. Por su enemistad con el Presidente Ernesto Zedillo se pronosticaba su renuncia de la gubernatura "en cualquier momento". Durante una gira por Tabasco, el mismo Zedillo despejó dudas anunciando que Madrazo y él gobernarían juntos hasta el año 2000.

Del rumor a la filtración solo hay un paso, como le sucedió Manuel Gurría, gobernador de 1992 a 1994. Un familiar le filtró a alguien que el mandatario interino padecía cáncer de piel por la región de la nariz, por ello en las giras usaba filtros de sol y un sombrero.

Cercanos a Gurría aseguran que nunca pensó dejar la gubernatura, pero la filtración inquietó a la clase política local.

De Salvador Neme se especulaba que abandonaría el gobierno por diferencias con el entonces Presidente Carlos Salinas en diciembre de 1991. Alguien de su gabinete filtró a la prensa ese dato. El vaticinio se cumplió en enero de 1992.

Así la historia. Hoy, las redes sociales magnifican rumores y filtraciones.

La Morralla

Sospechosa renuncia de Óscar Rebolledo como magistrado del Tribunal Electoral. A Rebolledo se le vincula al grupo político de Gustavo Rosario *** Vivillos desde chiquillos los hermanos Dagdug anunciaron que sí presentarán sus renuncias… pero no son irrevocables. Abusan de la amistad de su jefe y se pitorrean de los aficionados al beisbol *** Le espero aquí el próximo martes.